,

Kapalabhati o respiración de fuego

El nombre sánscrito kapalabhati está compuesto por kapala que significa cráneo y bhati, brillar o limpiar. El término parece aludir al efecto clarificador de la mente que tiene esta técnica respiratoria. Se dice que dispersa la niebla del entendimiento y nos da un nuevo y más limpio punto de vista.
Aunque no es una técnica de pranayama en sí misma, ayuda a trabajar todo el sistema respiratorio.

Para practicar la respiración kapalabhati:

  1. Elige un lugar tranquilo, libre de ruido y contaminantes ambientales como polvo, polución u olores desagradables.
  2. Siéntate en postura cómoda, en el suelo o en una silla rígida. S. Ramaswami, en su libro Yoga para las tres etapas de la vida, nos dice que la mejor postura para practicar esta respiración es padmasana o postura del loto. Si esta no es accesible para ti todavía, puedes optar por otras como ardha padamasana o media postura del loto, vajrasana o virasana o postura del héroe.
  3. Inspira de forma natural por la nariz  y al expirar (también por la nariz), hazlo de forma enérgica, contrayendo al mismo tiempo los músculos del abdomen con fuerza. Tira del abdomen hacia arriba con cada expiración.
  4. Las inspiraciones se producen de forma automática pero la exhalación debe de ser potente y vigorosa. He aquí un vídeo explicativo.
  5. Ramaswami aconseja realizar kapalabathi en tandas de 24 respiraciones con descansos intermedios, para principiantes. Más adelante, se podrá incrementar el número de respiraciones por intervalo. Se aconseja hacer 3 rondas, seguidas en su caso de otras técnicas de pranayama.

Entre los beneficios de esta técnica se encuentran los siguientes:

  • Limpia las vías respiratorias. Ramaswami señala que esta técnica reduce gradualmente la congestión en los bronquios y bronquiolos. Puede ayudar incluso en los estadios tempranos de enfisema para restaurar los pulmones y recuperar su funcionamiento normal. Si bien no es aconsejable practicarla en casos de sinusitis o rinitis aguda, una práctica regular ayuda a limpiar las vías y evitar que estas dolencias se desarrollen.
  • Alivia las alergias y resfriados. Ramaswami señala que incluso para la tos generalizada puede ser muy útil esta respiración.
  • Estimula el metabolismo.
  • Crea calor corporal.
  • Tonifica los músculos abdominales.
  • Todos los órganos internos situados en el abdomen reciben un adecuado masaje: el hígado, el bazo, el páncreas, los riñones, las glándulas suprarrenales, el estómago y los intestinos mejoran su riego sanguíneo. Por lo tanto, puede resultar beneficioso para aquellos que sufren de colon irritable, estreñimiento, ciertos tipos de diabetes debida a un páncreas lento, flatulencia, o dispepsia.

 

Está contraindicada su práctica en los casos de:

  • Hipertensión arterial.
  • Embarazo.
  • Menorragia o fibrosis en el útero.
  • Enfisema o enfermedades respiratorias o cardiovasculares graves.

 

Recuerda que la respiración es la herramienta fundamental para controlar nuestras emociones y por tanto nuestra vida entera. Así que como digo siempre: ¡no olvides respirar!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 6 =