Una meditación navideña

Que me perdonen los puristas del género, los ortodoxos de la meditación zen, vipassana o trascendental, pero hoy quiero proponer una meditación distinta.

Se me ha ocurrido esta mañana durante mi práctica. Me ha venido a la memoria aquel maravilloso cuento de Dickens: A Christmas Carol, (Cuento de Navidad), en que el avaro Sr. Scrooge recibe la visita del fantasma de las Navidades pasadas, presentes y futuras.

Algo así es lo que te propongo: un paseo mental por las Navidades de tu vida, las que pasaron, las que estás viviendo ahora y las que están por venir.

Pararte a reflexionar un poco acerca de tu vida puede ayudarte a verla con perspectiva, a reconocer lo que hiciste bien y no tan bien en el pasado, lo que te aportó felicidad y lo que en cambio te hizo sufrir. Te permite esbozar cómo quieres que sea tu futuro. Y sobre todo, te hace consciente de lo que está sucediendo en el presente.

Por otra parte, este ejercicio de reflexión no está tan alejado de la filosofía yóguica como podría parecer si tenemos en cuenta que en los Yoga Sutras, Patánjali establece que la práctica de la concentración y la meditación en los procesos de cambio que tienen lugar en uno mismo por el paso del tiempo y por la influencia de circunstancias externas, nos ayuda a comprender el pasado y el futuro (Sutra III.16)

meditación navideña

Una meditación navideña.

Si quieres practicar esta meditación te propongo los siguientes pasos:

  1. Busca un lugar y un momento tranquilos. Desconecta el móvil y asegúrate de que no te van a interrumpir en los próximos 15 minutos (lo sé, esto último a veces es misión imposible ;-))
  2. Adopta una postura adecuada para meditar. Endereza bien la espalda.
  3. Comienza a relajar el cuerpo. Haz un repaso mental de todas las partes de tu cuerpo y trata de liberarlas de tensión.
  4. Presta atención a tu respiración. Empieza a observar cómo entra el aire por tus fosas nasales, los movimientos corporales que se producen al inspirar, la espiración, el tacto del aire al salir por tus fosas nasales. Haz diez respiraciones completas, lentas, tranquilas, sin forzar nada, simplemente observando las sensaciones.
  5. Cuando tu cuerpo ya esté tranquilo y tu mente relativamente en calma, comienza a observar tu pantalla mental. Me refiero al espacio interior de la frente, situado ligeramente por encima de los ojos. Imagina que es una pantalla de cine donde se va a proyectar una película de la que tú vas a ser un mero espectador.
  6. Poco a poco, deja que aparezcan en la pantalla imágenes de las Navidades de tu infancia. Piensa en cuando tenías menos de diez años. Trae a tu mente las personas, los colores, los lugares y sonidos. Observa todo como un espectador, trata de no identificarte. Volver al pasado puede ser bastante intenso, y pueden aflorar emociones poderosas. Intenta no dejarte llevar por ellas, sólo contempla. Pero no las reprimas tampoco.
  7. Después de unos instantes, vuelve a las Navidades entre tus 10 y tus 20 años: el final de la infancia, la adolescencia y primera juventud. No selecciones los recuerdos. Deja que brote lo que tenga que brotar.
  8. Contempla después las Navidades de la década siguiente: entre los 20 y los 30 años. Y así sucesivamente, hasta llegar a la actualidad.
  9. Observa ahora el momento presente: las personas que te acompañan en estos días, las emociones que sientes. Solo observa, sin juzgar.
  10. Por último, imagina cómo te gustaría que fueran las Navidades que te quedan por vivir: qué personas quisieras tener a tu lado, cómo te gustaría estar (física, mental y espiritualmente), qué cosas te gustaría que cambiaran. Observa la escena de las Navidades futuras con todo lujo de detalles, exactamente cómo te gustaría que fueran.
  11. Para terminar, vuelve a prestar atención a tu respiración y comienza a mover pequeñas partes de tu cuerpo. Recupera la consciencia del lugar y el momento en que te encuentras. Levántate despacito. Tómate tu tiempo para volver a tus actividades.

Del mismo modo que la visita del fantasma de la Navidad cambió radicalmente la vida del señor Scrooge, estoy convencida de que la meditación, practicada con constancia, puede transformarnos profundamente para mejor.

¡FELIZ NAVIDAD!

SUSCRÍBETE Y RECIBE EL ACCESO.

MasterClass Online y Gratuita de Introducción al Yoga Vinyasa Krama

Insayoga.com te informa de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario serán tratados por Noelia Insa Satorre, como responsable de la citada web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: ActiveCampaign. Ver política de privacidad de ActiveCampaign. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en noelia@insayoga.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: insayoga.com, así como consultar mi política de privacidad.

Noelia Insa Satorre
noeliainsasatorre@gmail.com
4 Comments
  • Ta-mo
    Posted at 23:26h, 26 diciembre Responder

    Me parece genial la idea .Para muchas personas la navidad es un momento con una gran carga emotiva y en las diferentes etapas de nuestra vida , puede haber dejado registros que dependen de en que momento de nuestro desarrollo estábamos .
    Al ser unas fechas tan señaladas, es mas fácil acceder a nuestros recuerdos y puede ser muy practica esta re-conexión .
    me apunto a la practica ! Gracias

    • Noelia Insa Satorre
      Posted at 11:27h, 04 enero Responder

      Gracias por tu comentario, Ta-mo. Muy interesante tu aportación. Completamente de acuerdo. Un abrazo.

  • Clara uzeta
    Posted at 23:49h, 23 diciembre Responder

    Buen momento para reconectar con nuestro yo interno…gracias x las instrucciones para hacerlo…

    • Noelia Insa Satorre
      Posted at 12:02h, 01 febrero Responder

      ¡Gracias a ti por tu comentario, Clara!! Un abrazo.

      Noelia.

Post A Comment

veinte − 8 =

Insayoga.com te informa de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario serán tratados por Noelia Insa Satorre, como responsable de la citada web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en noelia@insayoga.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: insayoga.com, así como consultar mi política de privacidad.

¡SUSCRÍBETE!

X