, , ,

Vinyasa krama yoga con Steve Brandon

El domingo pasado asistí a un taller de vinyasa krama yoga con Steve Brandon. Para los que no lo conocéis, os cuento que se trata de uno de los principales maestros de yoga del linaje de Krishnamacharya que existen hoy en día en todo el mundo. Steve se ha formado en viniyoga con Ranju Roy y Paul Harvey durante 7 años, y es un destacado discípulo de S. Ramaswami desde 2007. Y además da la casualidad de que vive e imparte sus clases en la preciosa ciudad de Wells, que me pilla a dos horas en coche 🙂 Así que no podía dejar pasar la oportunidad de ir a conocerlo en persona y a aprender de él.

Steve Brandon

Steve Brandon

 

Wells

Wells, Somerset

Lo primero que me llamó la atención fue su gentileza y amabilidad, así como su sencillez. Creo que ya he dicho otras veces en este blog que la humildad es una cualidad habitual en las personas realmente grandes. A medida que avanzaba el día, también su inteligencia y su serena lucidez despertaron mi admiración.

Nos enseñó tanto en un solo día que es difícil resumirlo. Porque los grandes maestros no enseñan solo con lo que dicen, sino, y sobre todo, con su actitud, su forma de hablar, su lenguaje corporal, su ironía, sus implicaciones e incluso sus silencios. En realidad llevo toda la semana pensando cómo podía escribir esta entrada para abarcar aunque solo sea un poco de todo lo que nos transmitió. Y la verdad es que creo que no puedo, pero al menos voy a intentar contaros algunos puntos interesantes.

Secuencia supina o posturas tumbados sobre la espalda.

La primera parte del taller la dedicamos a repasar la secuencia supina o posturas que se realizan tumbados en el suelo. Esta es una de las 12 secuencias fundamentales del sistema vinyasa krama.

Las doce secuencias fundamentales del vinyasa krama yoga. Del libro Manual Práctico del Yoga Vinyasa Krama, de Steve Brandon y Charles Cox. (Traducción al castellano: Óscar Montero).

Las doce secuencias fundamentales del vinyasa krama yoga. Del libro Manual Práctico del Yoga Vinyasa Krama, de Steve Brandon y Charles Cox. (Traducción al castellano: Óscar Montero).

 

La secuencia supina consta a su vez de un mudra (gesto) inicial y siete subsecuencias:

  1. Gesto del estanque o tatakamudra. El primer mudra se realiza una vez hemos adoptado la postura tumbados sobre el suelo a través de una de las secuencias iniciales. Se trata de aplicar los tres bandhas o cerraduras principales, es decir, contraer el recto y los músculos abdominales (mulabandha y uddiyanabandha) y llevar la barbilla hacia el pecho (jalandarabandha). Es una buena forma de empezar a practicar los bandhas. Más adelante os hablaré un poco de los mudras, y lo que Steve nos contó sobre ellos.

  2. Secuencia del giro de cintura o jataraparivritti.
  3. Secuencia de posturas del suelo pélvico o apanasana.
  4. Secuencia de la postura del pupitre o dwipadapitam.

    Dwipadapitam o postura del pupitre.

    Dwipadapitam o postura del pupitre.

  5. Variaciones avanzadas en la postura del pupitre.
  6. Secuencia de posturas de levantamiento de piernas y brazos.
  7. Secuencia de la postura sobre los hombros o sarvangasana (postura de todas las partes del cuerpo) y sus variaciones. En realidad todas las subsecuencias anteriores son preparaciones para esta postura crucial del sistema vinyasa krama yoga. Los yoguis clásicos la consideraban una asana básica de la práctica diaria y le atribuían múltiples efectos terapéuticos.Sarvangasana
  8. Ambulación circular en la postura del arado (sarvangasana mandala).

En este vídeo, Cris Aramburo demuestra la ambulación circular o sarvangasana mandala.

Asana, mudra y pranayama: sus efectos sobre la mente.

Durante la segunda parte del taller, Steve nos habló de las diferencias entre asana y mudra, y de los efectos sobre la mente de ambas, así como de las técnicas de pranayama o control de la respiración.

 

1.- La práctica de asana o posturas físicas del yoga, purifica el cuerpo, los sentidos y la mente. Practicar yoga con frecuencia nos produce una agradable sensación física. Pero Steve advierte del peligro de aficionarnos a esta sensación y convertirla en el objetivo único de nuestra práctica. El yoga es una búsqueda interior, y no debemos conformarnos con la mera gratificación física producida por las asanas.

 

2.- La palabra mudra se traduce generalmente como gesto. Krishnamacharya los definía como procedimientos que producen felicidad.

En la Newsletter de enero de 2013,  Ramaswami habla sobre los mudra. Nos cuenta que han sido utilizados por bailarines, yogis y filósofos de todos los tiempos. Los bailarines utilizan los mudras para expresar sentimientos y emociones con las manos.

Los yoguis, especialmente hathayogis, utilizan este conjunto de procedimientos únicos llamados mudras, cuyos prerrequisitos son asanas y pranayama. A través de los mudras, el yogui es capaz de acceder a varios de los órganos internos y estimular su función. Pero además, los mudras tienen un propósito más sutil: impedir que el prana o energía vital se escape del cuerpo, mediante el bloqueo de los distintos caminos (nadi).Los mudras ayudan así a sellar algunos de los nadis, a despertar la Kundalini, a abrir los chakras y pavimentar así el camino para el movimiento ascendente del Prana.

Los mudras también crean las condiciones propicias para que el Yogui logre un estado de alegría inmenso dentro de uno mismo. Sin las distracciones de las sensaciones como las sensaciones visuales, táctiles y otras, el Hatayogi es capaz de lograr una inmensa alegría.

Hay varios mudras mencionados en los textos de hathayoga. Mahamudra lidera este paquete de mudras recomendado por Svatmarama en su Hathayogapradipika.  Sri Krishnamacharya pedía a sus estudiantes practicar el Mahamudra y el Viparita karani mudras (sirsasana y sarvangasana) regularmente.

¿Cuáles son los beneficios de los Mudras? Ramaswami nos cuenta que según su gurú Krishnamacharya, es como sigue:

para mantener los diez vayus moviéndose en sus nadis respectivos y realizar las funciones asignadas sin obstrucción y para prevenir enfermedades … para que el prana sea llevado a lo largo del Sushumna nadi y mantenido en el brahmarandhra, Y para que la mirada deje de vacilar y permanezca fija en un punto.

 -Yoga Makaranda

Los detalles de cómo realizar estos mudras y sus beneficios pueden encontrarse en una serie de libros de yoga, especialmente Hathayogapradipika y el comentario de Brahmananda y, por supuesto, el Yoga Makaranda de Sri Krishnamacharya. Sri Krishnamacharya también enseñó algunos mudras más a sus estudiantes como jihwa bandha, tataka mudra (una variante de lo que él describe en Yoga Makaranda), yoga mudra.

 

3.- Pranayama. Por último, Steve repasó algunas técnicas de pranayama y señaló que se trata de procesos que purifican el cuerpo y la mente.

 

El yoga y las emociones.

Por la tarde nos habló de la influencia del yoga en nuestras emociones. Nos recomendó un libro que ya me he comprado y he empezado a leer pero todavía no puedo decir mucho. Prometo reseña en una próxima entrada.

15045585_1448018541893716_1741481753_n

La mente o citta está compuesta por:

  • Budhi o inteligencia.
  • Manas u órganos de la percepción.
  • Ego, que a su vez se compone de las emociones o rasas. Patánjali no las menciona en sus Yoga Sutra.

El funcionamiento de la mente sería algo así, resumiendo mucho: recibimos los datos del mundo exterior a través de los sentidos o manas. Nuestro ego reacciona ante este input con las emociones. Y la inteligencia (budhi) lo procesa todo.

La tradición tántrica reconoce nueve emociones o rasas: Amor, Alegría, Asombro, Valentía, Calma, Enfado, Tristeza, Miedo y Disgusto. Estudiar los rasas nos proporciona un lenguaje objetivo para examinar nuestras emociones y aumentar nuestra inteligencia emocional. A través de la práctica del yoga se puede aprender a superar las emociones negativas para mejorar la salud física y mental y lograr una felicidad duradera.

 

Y termino con una reflexión de Steve Brandon, muy adecuada en tiempos revueltos como los que vivimos:

 

La única forma de trabajar de verdad por la paz del mundo, es trabajar en nuestra paz interior.

Si, a través del yoga, logramos conocernos un poco mejor, gestionar nuestras emociones y ser más felices, esto repercutirá necesariamente en la felicidad y bienestar de nuestra familia, lo cual a su vez puede contribuir a la paz de nuestro barrio, ciudad, país y así sucesivamente.

Namasté, amigos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =