, , ,

5 posturas de yoga para evitar rabietas

Si eres mamá o papá, tío, tía o herman@, seguro que te has visto en una de esas situaciones en que los niños empiezan a llorar y gritar estrepitosamente, incluso patalean y se tiran por el suelo. Recuerdo que me pasó una vez en Ikea, que después de toda una jornada eligiendo muebles para una casa nueva, mi pobre hija de tres años rompió a llorar desesperadamente cuando estábamos en la cola de la caja. En aquel momento me hubiera venido muy bien algún recurso para evitar esta escena. Pero entonces no conocía estas posturas de yoga para evitar rabietas.

Unas veces es porque no quieren ponerse una prenda de ropa, otras porque quieren bajar del coche, o no bajar de él. El desencadenante puede ser cualquier cosa, pero todos sabemos cuando nuestros hijos se dirigen sin remedio hacia una rabieta.

Lo que ocurre en estos momentos es que los niños tienen dificultad para procesar aquello que ha sucedido y lo que sienten, y pasan de una reacción mental a una física. Los sentimientos abrumadores que el niño está experimentando se manifiestan como sensaciones físicas y estrés.

La buena noticia, como siempre, es que el Yoga puede ayudarte también en esto.

He aquí cinco posturas de yoga para los niños que pueden ayudar a los padres, en estos momentos tan difíciles de gestionar:

Respiración de la abeja

En primer lugar, pide a tu hijo que tome una respiración profunda. De este modo, creas un momento de pausa para ayudar a liberar la tensión. Respirar con tu hijo puede ser muy eficaz, sobre todo porque además puede resultar divertido.

La respiración de la abeja es una forma estupenda de respirar juntos.

  1. Sentaos sobre las rodillas.
  2. Inhalad profundamente con los brazos hacia detrás.
  3. Al exhalar, bajad la frente hacia el suelo al tiempo que emitís el zumbido de una abeja.

Postura del gato

Enseña a tu hijo que mover los músculos puede ayudar a cambiar la forma en que se siente.

Dile a tu hijo que cuando siente frustración, estrés o ira, puede ser útil practicar la postura del gato. En postura a cuatro patas:

  1. Inhala y mira hacia arriba, arqueando la columna.
  2. Exhala y dirige la barbilla hacia el pecho, redondeando la columna vertebral en alto, hacia el techo, como un gato enfadado.
Postura del gato

Mientras inhalo y exhalo, arqueo mi espalda como un gato.

 

Postura de la nube

Para un niño que se acaba de encontrar en una situación de total impotencia, puede ser muy enriquecedor tomar la decisión de coger aquello que le está molestando y dejarlo ir.

La postura de la nube se puede utilizar como una forma de recoger toda esta frustración invisible y, simplemente, enviarla hacia arriba y lejos,  sobre su cabeza. También puede ser una gran manera de animar a los niños a nombrar lo que sentían, sin tener que resolverlo todavía. Sea lo que sea, podéis nombrar la emoción los dos juntos y soltarla hacia arriba:

  1. Inhala y dobla las rodillas, y recoge las nubes invisibles en frente de ti.
  2. Exhala y estira las piernas, levanta los brazos por encima de tu cabeza y deja ir esas nubes que se llevan las emociones que te estaban molestando.
Nube yoga

Cuando inhalo, doblo las rodillas y recojo las nubes a mi alrededor. Cuando exhalo, me estiro hacia arriba bien alto y dejo ir las nubes sobre mi cabeza.

Postura del árbol

Todos estos ejercicios dan a tu hijo más opciones en un momento en que él o ella se sienten como si no hubiera ninguna otra que no sea la rabieta y el pataleo.

Puedes sugerir un cambio de enfoque, y una postura de equilibrio, para ayudar a tu hijo a equilibrar todas las emociones que está sintiendo. Las posturas de equilibrio ayudan a desplazar nuestra atención de la mente y enfocarla en nuestro cuerpo, lo que tiene un efecto estabilizador.

La quietud y la concentración requerida en la postura del árbol alivia una mente ofuscada.

  1. De pie,  siente como tu columna vertebral crece, se estira hacia arriba.
  2. Descansa un pie en el tobillo o por encima de la rodilla contraria y mantén el equilibrio.
  3. Tus manos pueden estar palma con palma en el pecho o en el aire como ramas.
  4. Toma algunas respiraciones, luego cambia de pie.

 

Postura del Niño

Puede ser muy útil en momentos de estrés para darle a tu hijo una manera de auto-calmarse. En una clase de yoga, la postura que se utiliza para tomar un descanso es la postura del niño. Esta postura restauradora permite al niño acurrucarse y es también un gran estiramiento para la zona lumbar, las caderas y los muslos. Además tiene un maravilloso efecto calmante del sistema nervioso central.

Ponerse en una posición cómoda puede ayudar al niño a conseguir serenarse y volver al grupo.

  1. Comienza a cuatro patas.
  2.  Siéntate sobre los talones y lleva el pecho a descansar en la parte superior de los muslos.
  3. Los brazos se pueden estirar hacia fuera delante de ti o hacia los lados.
  4. Respira profundamente y descansa.

 

Puedes encontrar todo esto y mucho más en este precioso libro:

Good Night Yoga: A Pose-by-Pose Bedtime Story, by Mariam GatesIllustrated by Sarah Jane Hinder. Sounds True, April 2015. 

 

6 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =