Sobre bandhas y mudras

Según afirma mi maestro S.Ramaswami, en su Newsletter de enero de 2013, Sri Krishnamacharya traducía la palabra mudra como ‘procedimiento que aporta alegría‘. La palabra mudra proviene de dos raíces diferentes, ‘mud‘ que significa regocijarse y ‘raa‘, que significa dar.

La palabra mudra ha sido utilizada por varias disciplinas en diferentes contextos, desde bailarines, yoguis, hasta filósofos, y es también frecuente en la lengua común en la India.

Normalmente, asociamos esta palabra a determinados gestos que se hacen con las manos y que estamos acostumbrados a ver a maestros y practicantes de yoga.

Pero, el maestro Ramaswami, explica que la palabra mudra tiene dos acepciones distintas: por un lado significa, efectivamente, ‘gesto‘, pero también tiene el significado de ‘sello‘. Vamos a analizar detenidamente ambas acepciones.

Los mudras como gestos.

Los bailarines clásicos usan varios gestos, especialmente gestos con las manos, llamados mudras para dar expresión a sus sentimientos internos. Es un aspecto muy hermoso de las danzas tradicionales indias. Hay muchos mudras de manos usados ​​en el formato de danza del sur de India, Bharatanatyam.

También muchos de nosotros usamos gestos con las manos cuando hablamos para dar énfasis a aquello que decimos.

Los filósofos y los yoguis también utilizan gestos con las manos o mudras. Algunos de los más conocidos son:

Chin mudra.


Chinmudra es un mudra muy conocido entre los vedantinos. Es un gesto en el que las puntas del pulgar y el índice de la mano derecha se unen, doblando estos dedos, mientras que se mantienen los otros tres dedos rectos.

Este gesto de la mano significa que el jivatma, el alma individual y paramatma, el alma suprema, son una y la misma.

Estos gestos con las manos ayudan al abhyasi para mantener el objetivo final siempre en el pensamiento y nunca desviarse de ello. Se dice que son más poderosos que las palabras habladas.

Chin mudra

Mrigi mudra.

El otro gesto popular de mano usado por muchas personas en la India incluyendo a aquellos que practican yoga se llama mrigi mudra en el cual índice y los dedos medios de la mano derecha están doblados hacia adentro y los otros tres, pulgar, anular y meñique, se mantienen rectos

Este gesto de la mano es útil para nadisodhana pranayama. El pulgar se usa para controlar la fosa nasal derecha y los otros dos dedos se usan para controlar la fosa nasal izquierda.

Este es un mudra muy usado. Dice Ramaswami que la mano en mrigi mudra se ve como un ciervo corriendo o se parece a la cara de un ciervo con cuernos hermosos prominentes.

Mrigi mudra

Anjali mudra.

Quizás es el más conocido. El anjali mudra, el gesto que se usa para saludar a los ancianos o para rezar.

Viene de la raíz ‘anj’, que signifia ungir.

Ramaswami nos contó, que su gurú, Krihnamacharya, le dijo que en este mudra las palmas deben estar ligeramente ahuecadas, manteniendo las manos juntas. Debe haber un hueco entre el palmas suficientes para sostener un loto imaginario o tu corazón en un gesto de amorosa ofrenda al objeto de tu meditación. Los brazos deben estar cerca del cuerpo pero sin tocar el cuerpo, y las manos, inclinadas unos treinta grados, deben mantenerse en frente del corazón o del esternón. Con la espalda recta y la cabeza ligeramente inclinada.

Anjali mudra

Shanmukhi mudra.

Otro mudra, usando las manos, que con el que muchos de los estudiantes de Krishnamacharya están familiarizados es Shanmukhi mudra.

En este mudra, el yogui se sienta en una asana cómoda, después de completar la sesión de asana y de pranayama y antes de comenzar la meditación o el canto.

En este mudra se cierran simbólicamente las puertas de entrada de las percepciones sensoriales: las orejas, los ojos, la nariz, y la boca. Por eso se conoce también como el cierre de las siete puertas.

Dice Ramaswami que recuerda a la acción de los tres monos sabios: no decir el mal, no mirar el mal y no escuchar el mal, todo en uno.

Este mudra no es solo un gesto, como los anteriores, sino que es también algo así como un sello, con lo que se sitúa en un punto intermedio entre las dos acepciones de mudra de las que hablábamos al principio: gesto y sello.

Shanmuki mudra

Los mudras como sellos.

La palabra mudra también se usa con el significado de ‘sellar o cerrar herméticamente’, o un sello o cualquier instrumento utilizado para sellar o estampar, un anillo de sello, un cuño, etc. También se utiliza la palabra mudra en el sentido de firma de un poeta o pintor, un autor en su obras respectivas. Mudra también se usa en el lenguaje común como un sello en un documento legal. El sello en un pasaporte se llama mudra.

Los yoguis, especialmente los hatayogis, hacen un conjunto de procedimientos únicos llamados mudras, cuyos requisitos previos son asanas y pranayama.

Con ellos el yogui es capaz de acceder a varios de los órganos internos.

Pero más allá de eso hay también un propósito esotérico. A través del pranayama, el yogi puede limpiar los nadis o canales energéticos y traer hacia ellos el prana disperso, uniendo prana y apana.

Después el yogui quiere hacer subir el prana a través de Sushumna o canal energético central, y lograr el objetivo de Hatayoga que es conocido por varios nombres como unmani avasta y otros.

Para esto, se debe evitar que el prana recogido de los diversos nadis se escape hacia el exterior. Esto se logra mediante el bloqueo de las diversas vías o nadis mediante el uso de sellos o cierres. Ramaswami dice que los mudras funcionan como las válvulas de retención usadas por los fontaneros.

Así, los mudras ayudan a sellar algunos de los nadis, despiertan el Kundalini, abren los chakras y así preparan el camino para el movimiento ascendente del prana a través del sushumna.

Los mudras también crean las condiciones para que el Yogi logre la avastha unmani o una inmensa alegría. Se trata de un estado dentro de uno mismo, sin las distracciones de las sensaciones visuales, táctiles y de otro tipo.

Los 10 mudras y sus beneficios

El Hatha Yoga Pradîpîka trata los mudras en el capítulo tercero, dedicado al despertar de Kundalini por medio de la práctica de mudras. Svatmarama, autor del texto, es muy reiterativo en su exaltación del despertar de Kundalini, pero no explica en qué consiste esta experiencia extraordinaria.

El HYP describe diez mudras. Se dice que estos diez mudras sellan los nadis y ayudan a mover el prana por el camino real de sushumna.

En el texto leemos:

Este grupo de diez maravillosos mudrâs, revelados por Adinâtha, previenen la vejez, la decadencia y la muerte y otorgan los ocho poderes sobrenaturales.

HP, 3, 7.

Mahamudra lidera este paquete de mudras. Según el HYP:

Todas las enfermedades como tisis, enfermedades de la piel, agrandamiento glandular, indigestión, y muchas más, serán destruidas por la práctica de Mahamudra.

HP, 3, 16.
Maha mudra

Los otros son: mahabandha, mahaveda, khechari, uddiyanabandha, mulabandha,
jalandharabandha, viparitakarani mudra, vajroli y saktichalana
.

Como vemos, en esta lista se encuentran prácticas también denominadas bandhas: uddiyanabandha, mulabandha y jalandarabandha, que son esencialmente mudras, y que se emplean en la práctica de pranayama.

Los bandhas.

Bandha es una palabra sánscrita que significa cierre, cerrojo, sello, y también vendaje, algo que contrae. También en este caso nos encontramos con una doble acepción de la palabra, que conviene estudiar.

Los bandhas como cierres.

Los tres bandhas más conocidos por los practicantes y profesores de yoga en Occidente son: mulabandha, uddiyanabandha y jalandarabandha, que se refieren respectivamente a la contracción de los músculos del perineo, el abdomen y la garganta. Brahmananda (principal comentarista del HYP) menciona también jihvabandha.

Estos tres bandhas se encuentran enumerados como mudras en el HYP, como hemos visto, en el sentido de sellos o cierres. Según el HYP los bandhas son los mudras que se utilizan en la práctica del pranayama.

En este texto se dice además, que a través de la contracción de los músculos y órganos, la energía se concentra en un lugar determinado. Es decir, estas prácticas actúan como cierres que impiden que la energía se disperse y la concentran donde se desea.

Los bandhas como vendas o vendajes.

Aún hay otra acepción posible para la palabra bandha: se trata de aquello que contrae, como una venda o vendaje.

En este sentido, la contracción muscular operada por los bandhas, actúa como los vendajes que se colocan los boxeadores alrededor de las muñecas, para proteger los órganos internos y las articulaciones de la zona en cuestión. En concreto:

  • Mulabhanda protege la cadera y los órganos de la región pélvica.
  • Uddiyanabandha protege la columna lumbar y dorsal y los órganos del tronco.
  • Jalandharabandha protege la columna cervical y estimula las glándulas de esta zona.

Siguiendo al profesor Simon Borg Olivier, podemos concluir que no solo podemos realizar los bandhas descritos en los textos clásicos, sino que se puede efectuar un bandha alrededor de cada grupo articulatorio principal, a saber: tobillos, rodillas, caderas, columna lumbar, columna dorsal, muñecas, codos, hombros y cuello.

Esto es todo por hoy. Dejo para otro día la diferencia entre mudra y asana, que también es muy interesante.

No olvides dejar tus comentarios abajo.

Suscríbete a mi newsletter y recibe mis noticias por email y mi GUÍA DE REGALO.

30 claves para iniciar o consolidar una práctica de yoga en casa

Insayoga.com te informa de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario serán tratados por Noelia Insa Satorre, como responsable de la citada web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en noelia@insayoga.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: insayoga.com, así como consultar mi política de privacidad.

Noelia Insa Satorre
noeliainsasatorre@gmail.com
2 Comments
  • Esperanza
    Posted at 13:52h, 01 abril Responder

    Hola Noelia. Me ha gustado mucho tu artículo, muy interesante y claro. Muchas gracias por compartir tus conocimientos sobre un tema tan importante y diría que en general poco difundido por profesores/as de yoga en Occidente. Un gran abrazo y gracias de nuevo.

    • Noelia Insa Satorre
      Posted at 10:46h, 09 abril Responder

      ¡Muchas gracias a ti, Esperanza, por tomarte el tiempo de dejar este amable comentario!
      Un abrazo,
      Noelia.

Post A Comment

tres × cinco =

Suscríbite a mi Reto

Online y Gratuito

Insayoga.com te informa de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario serán tratados por Noelia Insa Satorre, como responsable de la citada web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en noelia@insayoga.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: insayoga.com, así como consultar mi política de privacidad.

X