postura del árbol

En vrkasana o postura del árbol, al igual que las raíces de un árbol sostienen su tronco y sus ramas, nuestros pies y piernas deben convertirse en la base firme que aguante todo el peso de nuestro cuerpo y permita el equilibrio. Al tener que mantenernos de pie sobre una sola pierna practicamos la concentración y vaciamos la mente de otros pensamientos.

Vrkasana o postura del árbol es una buena postura-diagnóstico para comprobar cuál es nuestro estado mental: si estamos centrados en el aquí y ahora o por el contrario, andamos dispersos en toda clase de pensamientos ajenos a la práctica.

Vrkasana o postura del árbol es una asana de pie. Las posturas de pie son vigorizantes y refrescan el cuerpo y la mente, aliviando la tensión y el dolor. Estimulan la digestión, regulan los riñones y alivian el estreñimiento. La espalda, las caderas, las rodillas, el cuello y los hombros ganan fuerza y movilidad con la práctica de estas posturas.  Además nos enseñan los principios del movimiento correcto, lo que es fundamental para las asanas pero también para la vida diaria, ya que nos hacen más conscientes de la forma correcta de sentarnos, permanecer de pie y caminar.

Postura del árbol

Los pies y las piernas actúan como las raíces de un árbol, aguantando el peso de la parte superior de cuerpo.

¿Por qué deberías practicar la postura del árbol todos los días?

Entre los muchos beneficios de esta postura, voy a destacar algunos por los que merece la pena practicarla todos los días. Además puedes hacerlo en cualquier momento (por ejemplo, mientras te lavas los dientes, como hago yo 🙂 )

  1. Fortalece los muslos, pantorrillas, tobillos y columna vertebral.
  2. Estira las ingles y los muslos internos, el pecho y los hombros.
  3. Mejora el sentido del equilibrio.
  4. Mejora la capacidad de concentración.
  5.  Alivia la ciática y reduce los pies planos.
  6. Corrige la postura.
  7. Abre las caderas y amplia su rango de movimiento.

 

Contraindicaciones y precauciones:

  • Dolor de cabeza.
  • Insomnio.
  • Tensión baja.
  •  En caso de tensión alta se debe practicar solo con las manos en el pecho, en anjali mudra, sin levantar los brazos por encima de la cabeza.


Recuerda que puedes dejar tus comentarios o preguntas abajo.


Créditos:

Yoga, the Iyengar Way, S., M., y S. Mehta

Anatomía del yoga, L. Kaminoff, A. Matthews

www.insayoga.com

Yoga journal

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.