, ,

Secuencia de yoga detox: apertura de caderas

Te presentamos una nueva secuencia de yoga detox, centrada en las aperturas de cadera. El efecto detox de esta rutina se centra sobre todo en el plano psicológico. Se trata de posturas muy adecuadas para limpiar nuestra mente de pensamientos tóxicos, tales como miedos, resentimientos, etc. Asanas que nos ayudan a dejar ir lo viejo e inútil y hacer espacio para las cosas buenas que están por venir.

Abrir las caderas te beneficia físicamente porque mejora tu postura y alivia dolores lumbares. Pero además, tiene un efecto psicológico muy importante: todos los mamíferos, cuando tenemos miedo o nos sentimos amenazados por algo, tendemos a cerrarnos en nosotros mismos, a adoptar una postura fetal, cerrando el pecho y las caderas. La mente asocia estos movimientos a un peligro. Y también funciona a la inversa, cuando abrimos el pecho y las caderas, estamos mandando a nuestra mente el mensaje de que no hay motivo para tener miedo, no existe ninguna amenaza real. Así que las asanas de apertura de caderas son un poderoso instrumento para liberarnos de aquello que nos sobra, para dejar ir nuestros miedos.

También incorporamos varias torsiones que, como comentamos, son profundamente desintoxicantes porque proporcionan un masaje a los órganos internos y literalmente los escurren haciendo que salgan los desechos. Estimulan y tonifican particularmente los riñones y el hígado, principales órganos de limpieza, al tiempo que crean flexibilidad y libertad en la columna y abren el pecho, los hombros, el cuello y las caderas.

Cómo practicar esta secuencia:

A continuación te damos algunos detalles para practicar la secuencia:

  1. Comienza tumbándote en el suelo. Para practicar ananda balasana o postura del bebé feliz, lleva las rodillas al pecho y trata de cogerte los pies con las manos desde el interior. Después separa las rodillas, empujándolas ligeramente con las manos hacia el cuerpo, y balancéate como un bebé en su cuna. Permanece en la postura durante diez respiraciones.
  2. Sucirandhrasana o postura del ojo de la aguja: con las rodillas dobladas y cercanas al tronco, apoya las espinilla derecha sobre el muslo izquierdo. Después puedes sujetar la pierna izquierda por detrás y tirar suavemente de ella hacia el tronco. Observarás un agradable estiramiento de la parte posterior del muslo derecho. Permanece en la postura durante cinco respiraciones y luego repite con la otra pierna.
  3. Jathara parivartanasana o postura del limpia parabrisas: lleva las rodillas dobladas al pecho y déjalas caer suavemente hacia un lado. Mantén por cinco respiraciones y repite hacia el otro lado.
  4. Postura de acunar al bebé (baby cradle): siéntate en postura fácil, y sujeta tu pierna derecha con los antebrazos. Balancéala suavemente como si acunaras a un bebé. Mantén durante cinco respiraciones y repite con la otra pierna.
  5. Bitilasana – marjayasana o posturas de la vaca y el gato. Como sabes estas posturas se practican conjuntamente. Inspiramos en vaca, arquendo la espalda, y expiramos en gato, redondeando la espalda. Repite la secuencia cinco veces.
  6. Bhagerasana o postura del tigre: desde la postura a cuatro patas, levanta y extiende hacia atrás la pierna derecha al inhalar, y devuélvela al suelo al exhalar. Repite cinco veces, intercalando ambas piernas.
  7. Desde la postura cuadrúpeda, sube al adho mukha svanasana o postura del perro mirando hacia abajo.
  8. Kumara svanasana: desde adho mukha, levanta la pierna derecha, dobla la rodilla y deja caer el pie hacia la izquierda abriendo la cadera. Mantén cinco respiraciones y repite al otro lado.
  9. Kapotasana o postura de la paloma: desde adho mukha, levanta la pierna derecha, dobla la rodilla y llévala hacia delante. Apoya la pierna con suavidad en el suelo, de modo que tu espinilla quede lo más paralela posible al borde delantero de la esterilla. La pierna de detrás extendida y también apoyada en el suelo. Después puedes doblar el tronco hacia delante y descansar los brazos y la cabeza en el suelo. Permanece durante cinco respiraciones y repite con la otra pierna.
  10. Surya Namaskar A o saludo al sol A: repítelo 3 veces.
  11. Surya Namaskar B o saludo al sol B: repítelo 2 veces.
  12. Repetiremos ahora de nuevo adho mukha svanasana o postura del perro mirando hacia abajo. Mantén por cinco respiraciones.
  13. A continuación enlazaremos tres asanas: uttitha trikonasana o postura del triángulo extendidoVirabadrasana II o postura del guerrero II y uttitha parsvakonasana o postura del ángulo lateral extendido. Mantén cada una durante cinco respiraciones y luego repite las tres hacia otro lado.
  14. Seguidamente enlazaremos dos asanas: parivrtta trikonasana o triángulo con torsión, y parivrtta parsvakonasana o ángulo lateral extendido con torsión. Mantén por cinco respiraciones y repite hacia el otro lado.
  15. Postura de la diosa: con las piernas separadas y los dedos de los pies apuntando hacia afuera, dobla las rodillas como en una sentadilla, extiende los brazos hacia los lados paralelos al suelo y dobla los codos formando un ángulo recto entre el brazo y el antebrazo. Mantén durante cinco respiraciones.
  16. Malasana o postura de la guirnalda: con las piernas ligeramente separadas y los dedos apuntando hacia afuera dobla las rodillas y deja caer las caderas hacia el suelo como si fueras a sentarte en el suelo pero sin llegar a hacerlo. Los brazos en namasté. Puedes presionar ligeramente con los codos contra los muslos para ayudar a una mayor apertura de caderas. Cinco respiraciones.
  17. Baddha konasana o postura del zapatero: sentado en el suelo dobla las rodillas y déjalas caer hacia los lados. Sujeta los pies con las manos y maténlos lo más cerca posible del tronco. Trata de doblar los pies con las plantas hacia arriba, como si fueran las páginas de un libro. Mantén la postura durante cinco respiraciones.
  18. Gomukasana o postura de la cabeza de vaca.
  19. Mandukasana o postura de la rana.
  20. Supta baddha konasana o postura del zapatero tumbado, quince a veinte respiraciones.
  21. Savasana o postura del cadáver, de cinco a 20 minutos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − cinco =