Indra Devi

En el Día Internacional de la mujer, he querido rendir un humilde homenaje a una gran mujer para el mundo del yoga. Me refiero a Indra Devi, primera alumna del gran maestro T. Krishnamacharya e importantísima difusora de la práctica y la filosofía del yoga en Occidente.

 

Un poco sobre la vida de Indra Devi.

Indra Devi, nacida en Riga (Letonia), conoció a Jiddu Krishnamurti en 1926, durante una de sus charlas en Ommen, Holanda. Este hecho, como ella misma dijo más tarde, cambió su vida. Poco después viajó a la India, donde aprendió yoga con el maestro Krishnamacharya, conocido como el padre del yoga.

Al principio, Krishnamacharya se negó a instruirla, por el hecho de ser mujer. Pero Indra logró que el mismo maharaja de Mysore intercediera a su favor ante el gurú. Así fue como se convirtió en la primera mujer en estudiar con el gran maestro.

En este pasaje del artículo Retrato de la Primera Dama del Yoga (A Portrait of the First Lady of Yoga), se relata por qué Indra llegó hasta el maestro Krishnamacharya, y cómo este la rechazó en un primer momento:

Un médico local le diagnosticó insuficiencia cardíaca, pero el tratamiento prescrito no ayudó. Los médicos europeos también demostraron su impotencia. Así pasó los siguientes cuatro años oscilando entre la mejoría y el empeoramiento.

Indra siguió su consejo y acudió al legendario gurú Sri Tirumalai Krishnamacharya. Decidió tomar un curso de yoga para recuperarse y adoptar un estilo de vida saludable, pero el gurú la miró de arriba abajo con una mirada irónica y dijo que el yoga era sólo para hombres indios. De hecho, solo los jóvenes Kshatriyas estudiaban en el Mysore Yoga Shala en 1937.

Sería imposible para mí aceptar a una mujer, especialmente a una extranjera. No se puede hacer, insistió el gurú.

Podía hacer milagros, como detener su corazón y encender y apagar las luces a distancia. Pero no pudo deshacerse de mí, dijo Indra Devi.

Sin embargo, Krishnamacharya cedió después de que Maharaja de Mysore intercedió por Indra. Indra fue admitida, pero Krishnamacharya no se lo tomaría con calma.

La esposa del diplomático tuvo que cumplir con una estricta disciplina y observar una dieta estricta, evitando cualquier producto “muerto”, incluyendo no solo carne sino también azúcar blanco, harina, arroz y conservas. También se excluyeron las hortalizas de raíz, como la patata, la cebolla y la zanahoria. Se le permitía comer solo lo que sea que hubiera recibido el brillo del sol.

Los estudiantes se levantaban antes del amanecer y tuvieron que acostarse antes de las 9 de la noche. También estaba prohibido usar una estufa para calentarse.

No tengo clases especiales para mujeres, Krishnamacharya le dijo de inmediato; ella tenía que mantenerse al día con los estudiantes varones.

Las cosas fueron muy difíciles para Indra al principio, pero, poco a poco, se acostumbró a todo, perdiendo peso y recuperándose por completo de su extraña enfermedad. Al apreciar su celo, Krishnamacharya comenzó a trabajar con ella individualmente.

Dijo que estaba lista para pasar a la siguiente etapa de entrenamiento.

 

Indra Devi

Indra Devi con Krishnamacharya

Desde entonces, Indra dedicó su vida a expandir las enseñanzas del yoga, tal como le pidió el maestro Krishnamacharya. Primero en Shangai (China),  y en 1947 se traslada a California, donde abre un estudio al que acudirían famosas actrices de Hollywood como Greta Garbo, Gloria Swanson o Eva Gabor.

Indra Devi

Indra Devi

Indra Devi

Indra Devi con Eva Gabor

En la década de los 60 se traslada a Tecate (México), donde abrió la Fundación Indra Devi, que funcionaría como centro de entrenamiento para profesores de yoga hasta 1977. En los 80 se trasladó a Buenos Aires, donde continuó dando clases de yoga hasta el final de su vida. Murió en esta ciudad en el 2002, con 102 años de edad.

 

Algunos vídeos y entrevistas.

Hoy he estado viendo algunos vídeos y entrevistas a Indra Devi, y lo que más me llama la atención es su sencillez y su naturalidad. En este vídeo explica con brevedad qué es el yoga:

 

 

En este otro habla de los yamas y niyamas, los preceptos éticos del yoga:

 

Aquí habla de la meditación y el desapego:

 

En este curioso vídeo, se recopilan varias participaciones de Indra Devi en el programa de la presentadora argentina Mirtha Legrand. En ellas, Indra no habla solo de yoga sino también de temas como los productos que usaba para cuidar su piel o cómo se convirtió en vegetariana. También hace una breve pero decidida defensa de las mujeres (minuto 10′). Todo ello con una deliciosa naturalidad, y con una prodigiosa lucidez, considerando que tenía ya más de 90 años.

 

Sus palabras.

También he querido recopilar algunas citas de Indra Devi sobre el yoga, la salud, la libertad y la felicidad. Creo que nada mejor que sus propias palabras para conocer a esta gran mujer.

El Yoga es un arte y ciencia de vida. Yoga significa unión, en todas sus acepciones y dimensiones. Por medio de una serie de disciplinas físicas y mentales podemos aprender a mantenernos saludables, alertas, receptivos y mejorar nuestra percepción del mundo con una mejor calidad de vida y equilibrio espiritual.

 

El Yoga nos ayuda poco a poco a liberarnos del miedo, liberarnos de las paredes que construimos y nos aprisionan.

 

La total libertad del ser humano es encontrarse consigo mismo, ser fiel a uno mismo, con independencia de criterio, reflexionando, siendo flexible y maleable para lograr armonización y paz mental. Libertad es vivir sin ataduras y el yoga es un camino hacia la libertad. Su práctica constante nos lleva a liberarnos del miedo, la angustia y la soledad.

 

 

El cuerpo en el que usted vive es su posesión más preciosa y debe tratarlo como tal. Tendría que considerar un deber el cuidarlo con esmero, manteniéndolo bien alimentado, limpio por dentro y por fuera, y proporcionándole la cantidad necesaria de aire fresco, descanso y ejercicio.

 

 

Amar a todos sin que importe la raza, ni la casta, ni la religión, ni la edad; nada debe importar. La fuerza del amor es tan grande que quien la tiene puede hacer cualquier cosa. No hay fuerza que pueda con el amor; si todos damos amor, el mundo se transformará.

 

 

Practiquemos la solidaridad, la luz, la armonía y el amor. La práctica constante del Yoga y la meditación me cambió la vida; se los ofrezco con todo mi amor y deseos de bienestar, felicidad, paz y luz.

 

 

Fuente: http://www.fundacion-indra-devi.org/index.php

 

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.