Entrevista a Julia Arteaga de Yoguineando: la cara más divertida y natural del yoga.

yoguineando

En esta nueva entrega de las Pequeñas Charlas con grandes maestros, tengo la suerte de hablar con Julia Arteaga, una mujer a la que admiro mucho porque ha conseguido darle al yoga un nuevo enfoque desde el humor y la ironía.

El humor de Julia no es ácido o corrosivo, carece de sarcasmo, no se trata de una burla sino más bien de una fina crítica. Con este humor inocente y limpio, aborda temas como el postureo yogui en las redes sociales, la perspectiva del principiante, los clichés de género o las falsas creencias y mitos que rodean a la práctica del yoga.

De esta forma, Julia está logrando acercar el yoga a miles de personas que se sienten mucho más identificadas con sus dibujos que con las fotos de las súper yoguis de Instagram.

Seguro que ya conoces sus viñetas, que están por todas partes en la red. Pero hoy quería que descubriéramos juntas quién es la mujer detrás de este precioso proyecto. Así que espero que disfrutes de esta charla tanto como yo.

 

Nota: Pido disculpas por la calidad de la imagen y el sonido cuando hablo yo (creo que es hora de comprarme un ordenador nuevo :-o) Por suerte a Julia se la oye y se la ve divinamente, y eso es lo más importante en esta entrevista 😉 ¡Gracias por tu comprensión!

 

Resumen de la entrevista.

Encuentro con el yoga y nacimiento del Yoguineando

  • Cuéntanos cómo fue tu primer encuentro con el yoga.
  • Fue un poco a la fuerza… yo no quería hacer yoga bajo ningún concepto. Yo era una persona muy sedentaria y era muy feliz siendo sedentaria. No me gustaba ninguna actividad que implicara ningún esfuerzo físico, y mucho menos esfuerzo mental. (…) Lo que pasó fue que por trabajo, y por llevar una vida que no me gustaba, que era estar todo el día en una oficina metida, se me contracturaron los trapecios y sufría vértigo, y el fisio me recomendó hacer yoga. Mi hermana gemela, que hacía mucho yoga, también me insistía mucho. Así que probé y me encantó, vi que no era necesario ser flexible. De hecho es muy gratificante ver que no eres nada flexible y en pocas clases ganas mucha flexibilidad.

 

  • Tu proyecto se llama Yoguineando: humor y yoga en español. ¿Qué fue primero en tu vida el humor o el yoga? Quiero decir: ¿has sido desde siempre la graciosilla de la clase 😉 , o la fusión del yoga con el humor fue una decisión deliberada, en un intento de desmitificar el yoga y bajarlo a la tierra?
  • Fue todo por casualidad. Yo siempre he sido muy tímida y muy insegura, aunque mi círculo más cercano siempre me dice que soy muy payasa. De hecho mi padre nos llamaba “teleñecas” a mi hermana y a mí. Pero yo no soy cómica, no hago monólogos ni nada de eso. Pero cuando estaba en Londres necesitaba expresar las cosas que se me ocurrían, y además tenía mucho tiempo, así que así fue como empezó.

 

  • ¿De qué forma el yoga ha cambiado tu vida?
  • En todos los sentidos. Antes del yoga yo era una persona insegura y con miedos. Lo de los vértigos me creó muchos miedos y ansiedad. El yoga te da las herramientas para controlar lo que puedes controlar, (obviamente lo que no puedes controlar, no lo puedes controlar). Y eso te da mucha tranquilidad y mucha serenidad. De hecho, cuando empecé a practicar yoga pensé: ¿cómo es posible que haya pasado tanto tiempo viviendo así sin saber que existía esto. Y me di cuenta de que una de las razones por las que no había empezado antes había sido por todos los mitos que existen alrededor del yoga de misticismo, complejidad y gente muy espiritual, y pensaba que no sería capaz de entenderlo. Por eso, ese es también el mensaje de Yoguineando, no solo la crítica al postureo y demás, sino también transmitir que todo el mundo puede hacer yoga, todo el mundo puede beneficiarse del yoga, y puede ser sencillo y divertido.

 

  • Entonces tú crees que el yoga es para todos
  • Lo que pienso es que el yoga es para todos, pero no todos tienen que hacer yoga. Si alguien quiere, puede beneficiarse del yoga, pero no es necesario hacer evangelización del yoga.

 

Su práctica diaria.

  • ¿Cómo es tu práctica diaria?
  • Lo que me ayudó a tener una disciplina es no tener una disciplina. Cuando dejé de obligarme a practicar era cuando más practicaba. Yo digo que mi práctica es inestablemente estable o establemente inestable 🙂 Yo practico siempre los días que no doy clases, aunque esto no es una norma rígida. (…) Además yo antes tenía la idea de que la práctica en casa tenía que ser una práctica completa de 90 minutos y hacer absolutamente de todo. Sin embargo ahora no lo hago así, hay días que fluyo y hago lo que me sale, otros días sí que me lo preparo, otros días simplemente hago dos saludos al sol, una meditación o me escucho respirar. Lo que sí que hago seguro una vez a la semana es hacer la clase que tengo preparada para mis alumnos, como si fuera uno de ellos para saber qué se siente. (…)

 

  • ¿Qué importancia le concedes al pranayama y la meditación en tu práctica personal y en tus clases?
  • En mis clases les doy poca o ninguna importancia de momento. A la respiración le doy mucha importancia pero solo durante la práctica de asana. Y ello porque como es el primer año que doy clases en Albacete, la mayoría de mis alumnos son principiantes y quiero que tomen conciencia corporal desde lo físico. Creo que en yoga en España se ha metido siempre primero el plano espiritual y luego lo físico, y creo que debe ser al contrario, porque la gente está más acostumbrada a aprender primero a ratir de lo que ve, de lo que toca y de lo que puede sentir, y a partir de ahí acceder ya a un plano más espiritual. (…) Aunque lo que intento fomentar una práctica de asana meditativa.

 

Sus proyectos.

  • Sé que actualmente estás dando talleres por España, pronto vendrás a Valencia 🙂 En concreto he visto dos talleres: uno sobre Cómo evitar lesiones en Yoga y otro sobre Iniciación al Acroyoga. Háblanos un poco de ellos.
  •  El tema de cómo evitar lesiones surgió porque cuando empecé a dar clases,  el yoga dinámico es tan rápido que a los principiantes no les da tiempo a escuchar todas las instrucciones importantes para no lesionarse (…). Entonces vi que era algo que no se hacía en España, y además yo quería transmitir mi idea de cuál es un yoga bien hecho, no solo lo que hay que hacer sino, y sobre todo, insistir en lo que no hay que hacer para no lesionarse y minimizar el riesgo de lesiones. Y el taller de Acroyoga es porque a mí me enanta la parte de crecimiento personal que tiene detrás: te ayuda mucho a trabajar las relaciones interpersonales,  confiar en los demás, a comunicarte y trabajar en equipo. (…) Como tienes roles que van cambiando, te da la posibilidad de empatizar con los otros miembros de tu equipo. (…) Además es súper divertido, te ríes todo el tiempo, te lo pasas genial. (…)

 

El yoga en la actualidad.

  • Tú has estado trabajando durante bastante tiempo en un estudio de yoga en Londres. ¿Qué diferencias observas entre la forma en que se vive el yoga en Londres y en España? (Precios, gente que practica, profes…)
  • Cada vez hay menos diferencia, pero sobre todo en las ciudades pequeñas todavía se practica un yoga que parece más gimnasia de mantenimiento para mayores (…) En Londres hay un boom de estilos como el Rocket, Dharma, etc. Estilos más dinámicos y vigorosos. (…)

 

  • Como profe de yoga y mujer emprendedora, ¿crees que se puede vivir del yoga en nuestro país?
  • Creo que te lo tienes que montar muy bien y tener mucha paciencia y valorar mucho tu trabajo. Creo que no se puede vivir del yoga en España con los precios que hay ahora. Hay que tener respeto hacia el yoga y hacia tu tiempo. Y hacia tus estudiantes, también. (…) Si mis clases son buenas, mis alumnos estarán dispuestos a pagar el precio de las clases. (…) Cuando pones un precio con el que estás de acuerdo y que crees que es justo, vas a dar las clases mejor. Eres tú el primero que tienes que apreciar el valor que das y el tiempo que inviertes en ello.

 

Un poco más sobre Julia.

  • Dime un libro que salvarías de un incendio
  • Este. (Muestra un libro): How Yoga Works. Es de un monje, Michael Roach, y me gusta porque no es complicado, lo explica todo de forma sencilla. (…) No es que sea fácil, pero lo cuenta todo con una historia muy bonita, sin nada de sánscrito, que aunque a mí me gusta mucho, a la gente creo que no. (…)
  • Imagínate que te encuentras una lámpara de esas con genio, y te concede un deseo: tomar una clase con cualquier profesor o profesora del mundo, vivo o que haya pasado a mejor vida 😉 ¿A quién elegirías?
  • Pues volvería a practicar con mi profe Emi Tull. (Bueno igual también con Jason Crandell que me gusta mucho también). (…)

 

  • ¿Por qué te gustaría ser recordada?
  • Supongo que lo que transmito con Yoguineando es el positivismo, el humor y la naturalidad, la sencillez. Eso es lo que me gustaría dejar en la gente. Eliminar el excentricismo. Porque pienso que con todo ese postureo que hay en Internet lo que hacemos en vez de aprender yoga es hunirnos emocionalmente. Ponemos unos estándares de vida, de estilo de vida y físicos tan altos que la gente aprende yoga con un objetivo que no es el objetivo del yoga. Yo lo que trato de transmitir con Yoguineando es aceptarte a ti mismo, pero a la vez trabajar en una mejor versión de ti mismo. Quiero dejar una huella ayudando a la gente a autodesarrollarse, a sentirse mejor y a ser autónomo, a sentirse mejor por sí mismos.

 

  • ¿Tienes alguna anécdota particularmente graciosa que no hayas contado todavía y que quieras compartir hoy con los seguidores de Insayoga?
  • (¡Ve al vídeo, porque da mucha risa!!) (42:08´)

 

Última pregunta.

  • ¿Qué consejo le darías a una mujer de entre 35 y 50 años que quiere empezar o consolidar su práctica de yoga?
  • Mi consejo sería que pruebe el yoga y que pruebe sin ninguna expectativa, aunque esté juzgando todo el tiempo y sienta rechazo por ese momento de “om”. Y que no se quede solo con una clase, que prueba más clases y distintos profesores, Porque el yoga es muy amplio: no están solo todos los estilos sino también todos los profesores.

 

La entrevista con Julia fue inolvidable. Te invito a que nos acompañes en esta charla tranquila y desenfadada, y a que te diviertas y aprendas tanto como lo hice yo. Y no olvides que puedes participar dejando tus comentarios abajo. Tanto Julia como yo estaremos encantadas de leerlos y responderte.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =