,

Max Czenszak: el Ashtanga Yoga como estilo de vida.

Este pasado fin de semana he asistido a un taller de Ashtanga Yoga impartido por Max Czenszack, cerca de Cagliari, (Cerdeña). Tras pasar tres días escuchando a Max confirmé algo que ya imaginaba: el Ashtanga es más que un estilo de Yoga, es un estilo de vida. Max nos dijo en una de sus charlas: el yoga no es un deporte de fin de semana, es un compromiso para toda la vida.

Max Czenszak, el vivo ejemplo del estilo de vida Ashtanga.

Max Czenszak, el vivo ejemplo del estilo de vida Ashtanga.

Y él es un vivo ejemplo de esta afirmación. Empezó a practicar yoga en su país de nacimiento, Polonia, hasta que pudo viajar a Mysore en 2009. Recibió la autorización para enseñar Ashtanga de manos de Sarath Jois en su segundo año de asistencia a Mysore, lo cual es algo más que excepcional, pues mucha gente pasa largos años de práctica allí y no la reciben.

Su filosofía de vida es muy sencilla de explicar pero seguramente muy difícil de llevar a cabo. Prácticamente podría resumirse en dos reglas:

  1. Practica todos los días, (excepto sábados y los días de luna llena y nueva). Sin descanso, sin excusas, sin expectativas. Simplemente practica.
  2. Observa la vida. Vive cada día contemplando todas la cosas como si fueran nuevas, como si las descubrieras por primera vez, intentando de esta forma desterrar el automatismo de tus acciones. Como un niño que está descubriendo lo que le gusta y lo que no. No des nada por sentado, ni por sabido, porque las cosas pueden cambiar de un día a otro. Cada vez que repitas un comportamiento, hazlo de forma plenamente consciente, eligiéndolo, observándolo, no por costumbre o inercia.

El método Ashtanga

Max, siguiendo a su Guru Pattabhi Jois, afirma que el Ashtanga es un 99% práctica, 1% teoría. Este 1% lo contituyen pocos textos fundamentales como:

  1. El Bagavhad gita: texto sagrado del Hinduísmo y considerado como uno de los textos sagrados más importantes del mundo.
  2. Los Yoga Sutra de Pantánjali, uno de los textos fundacionales del Yoga clásico, datado en torno al s. II aC
  3. Hatha yoga pradipika, texto del siglo XV dC, escrito por  Suami Suatmarama, y considerado el texto más antiguo sobre Hatha Yoga.
  4. Yoga mala, pequeño libro, publicado por primera vez en la India en 1962, donde Sri Pattabhi Jois, el fundador del sistema Ashtanga, describe su método.
  5. Surya Namaskar, otro texto de Pattabhi Jois.
Bhagavad Gita, texto sagrado del Hinduísmo.

Bhagavad Gita, texto sagrado del Hinduísmo.

Para Max, estos cinco textos constituyen una base teórica más que suficiente. Él confiesa que los lee y relee una y otra vez, en su lengua y también en sánscrito, para escuchar su música.

El resto es todo PRÁCTICA. El Yoga, según los Yoga Sutra de Patánjali, está compuesto por ocho miembros: yama, niyama, asana, pranayama, pratyahara, dharana, dhyana y samadhi. Los cuatro primeros constituyen la parte externa del método, dan instrucciones al yogi sobre como comportarse ante el mundo, ante sí mismo y durante su práctica. Los cuatro últimos se refieren al “método interno” y no se pueden aprender ni enseñar, sino solo experimentar. Pero todos ellos se alcanzan mediante la práctica constante y cotidiana: “No basta leer y comprender los yamas y niyamas hay que tener una experiencia interior de los mismos, a través de la práctica”, dice Max CZenszak. Es la práctica de las asanas la que nos lleva también a controlar nuestra mente: del mismo modo que repetir pensamientos negativos influye negativamente el cuerpo, trabajar el cuerpo transforma la mente para mejor, porque cuerpo y mente forman un todo indisoluble. Por ejemplo, el practicante de Ashtanga se entrena en mantener la mirada (dristhi) en todo momento sobre un punto determinado. Este ejercicio de concentración y atención se traslada después fuera de la esterilla y permite observar atentamente la vida. De esta forma alcanzamos el sexto miembro: dharana. Según Max, después de años de ejercicio de la concentración se alcanza  puedes alcanzar dhiana o meditación.

Max no se cansa de repetir que el único “secreto” del yoga es la práctica. Preguntado por trucos o técnicas para conseguir una u otra postura, responde siempre lo mismo: más práctica. No hay trucos, ni fórmulas mágicas para ejecutar las asanas. Solo la práctica diaria constante. Es el único secreto.

El método Ashtanga, creado por Sri Pattabhi Jois, consiste siempre en la repetición de una misma serie de asanas. Como dice Max, es siempre la misma secuencia pero no es nunca igual. Un sistema sencillo es mejor para la mente. Una mente más estable es feliz más fácilmente.

Hay tres series: inicial, intermedia y avanzada, si bien esta última se ha dividido posteriormente en otras tres. La primera serie representa Yoga Chikitsa, yoga terapéutico. Es para preparar el cuerpo y la mente para ir más allá. La segunda serie, o serie intermedia, es Nadi Sodhana, para limpiar el sistema nervioso. Para ello se necesita primero un cuerpo fuerte porque hay mas posturas y se profunduza más. Algunos profesores introducen posturas intermedias antes de terminar la primera serie. Para Max esto repercute en la inestabilidad de la mente. Es mejor seguir el método. Paso a paso. Sin expectativas. La práctica lo trae todo.

Primera serie del método Ashtanga: Yoga Chikitsa

Primera serie del método Ashtanga: Yoga Chikitsa

Segunda serie o serie intermedia del Ashtanga Yoga: Nadi Shodana

Segunda serie o serie intermedia del Ashtanga Yoga: Nadi Sodhana.

El sistema Mysore es un yoga individual, como una clase privada. Es el maestro el que te dice cuando debes añadir  más asanas. No se deben escuchar los consejos que se dan a otro yogi, son exclusivos para esa persona.

 

La organización de vida de un yogi.

Idealmente se debe practicar por la mañana porque se despierta mucha energía, cosa que no es deseable por la noche. Por la mañana de 4 a 5 (aprox.) es Brahma Muhurta: el período de 1 hora y 36 minutos previos a la salida del sol. Este es el mejor momento para practicar. Si comienzas los rituales nocturnos a las 8 y a las 10 estás durmiendo es fácil despertarse a las 4 ó 5am (dice Max 🙂

En Ayurveda se dice que por la noche la energía es tamásica, es decir, predomina el guna de la inercia, la flema y la ignorancia. Por eso, la noche no es el tiempo de hablar de elecciones vitales o afrontar trabajos difíciles. Max recomienda asimismo controlar el tiempo dedicado a Facebook y otras redes sociales. Antes de dormir conviene llevar a cabo una serie de rituales que preparen el cuerpo y la mente para el descanso: ducharse poner aceite de coco, recitar mantras, meditar. Esto mejora tu práctica al día siguiente. De 10 a 12pm son las horas mejores para descansar.De todas formas, Max insiste en que no cabe esforzarse por introducir cambios bruscos en la propia rutina de vida. Todo llegará cuando tu cuerpo y tu mente estén preparados. El único esfuerzo debe hacerse en practicar diariamente. Todo lo demás es un proceso que vendrá naturalmente si se mantiene una práctica regular y una actitud de observar la vida cada día como si todo fuera nuevo. De esa forma te replanteas tus comportamientos, y poco a poco, el método te lleva a este estilo de vida. E insiste en que no hay que desesperar o sentirse culpable sino seguir siempre intentándolo.

En fin, un fin de semana repleto de sabios consejos.

Gracias Max Czenszak.

Namasté, amigos.

www.insayoga.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − Ocho =