, ,

Día 3: ¡Trabaja "tus cuerpos"!

3 de julio de 2013.- Día 3
La primera conferencia del tercer día estuvo a cargo de David Nelson, propietario del estudio. Empezó analizando las razones por las que la gente empieza a hacer yoga. Concretamente preguntó uno por uno a los diecisiete alumnos por qué habíamos empezado a hacer yoga. Las motivos eran muy diversos: algunos hablaron de la necesidad de paz, otros del deseo de hacer ejercicio y ponerse en forma. Dos alumnas apuntaron que habían llegado al yoga buscando recuperarse de lesiones físicas y emocionales. Alguien dijo que se acercó por primera vez a un estudio de yoga “buscando amigos”. Efectivamente, a través de este pequeño sondeo aparecieron los principales motivos por las que la gente se inicia en el yoga:
  • Entrenamiento físico, pérdida de peso, mejora del tono muscular.
  • Alivio del estrés.
  • Necesidad de autotransformación.
  • Necesidad de integración en una comunidad.
Y ¿cuáles son los medios que la práctica yoga brinda para conseguir todo esto?
  • En primer lugar se aprende a controlar la respiración (pranayama), lo que por si solo es ya un instrumento infalible contra el estrés.
  • A través de la realización de las posturas o asanas se logra: aumentar la flexibilidad, ganar fuerza muscular, mejorar el equilibrio y recuperarse de innumerables dolencias.
  • Además mediante la meditación se promueve la relajación, se reduce la ansiedad, se incrementa la creatividad y se mejora la capacidad de atención.

 

dave303-1
DAVID NELSON

¿Qué más se puede pedir? Realmente creo que el yoga es un medio único de alcanzar nuestro máximo potencial físico, mental y (si es acorde con las propias creencias) espiritual.

DAVID NELSON, demostrando varias versiones de Virabhadrasana I en clase
David nos habló también de los Koshas, que podrían definirse como las capas, envolturas o estratos del ser. Aquellos de vosotros que odiábais la filosofía en el instituto podéis dejar de leer en este momento, porque este tema es bastante abstracto. Yo adoro la filosofía así que disfruté muchísimo con la conferencia. Los koshas son cinco:
  1. Annamaya kosha: es el estrato del cuerpo físico. Su nombre proviene del hecho de que el ser físico se nutre de comida (anna).
  2. Pranamaya kosha: se refiere al cuerpo energético. Pranamaya significa compuesto de prana, que es la fuerza vital que une el cuerpo y la mente. Su manifestación física es la respiración.
  3. Manomaya kosha: “mano” significa mente. Este estrato está compuesto por los cinco órganos de la percepción más la mente. Es en esta capa del ser donde se localiza la memoria y el conocimiento de la propia individualidad, es decir, del “yo”.  A través de la mente y los sentidos el ser humano comienza a verse como una realidad separada del resto del universo. Y es aquí también donde aparece la manzana en el jardín del Edén: el hombre se apercibe de su  naturaleza mortal. De hecho el hombre es el único animal que es consciente de su propia mortalidad. Y es precisamente este hecho el que hace necesarias las religiones.
  4. Vijnanamaya kosha: es el intelecto, la facultad de juzgar, el discernimiento y también la voluntad.
  5. Anandamaya kosha: significa compuesto por ananda o bendición, dicha . En el estado de sueño profundo, cuando la mente y los sentidos cesan, este estrato del ser prevalece entre el mundo finito y el Ser.  Aquí nuestra consciencia se ha expandido de manera tal que nos identificamos con el universo entero, nos percibimos como tal, y, en efecto, somos el Todo.
En la práctica yóguica comenzamos trabajando el cuerpo físico a través de las asanas: empleamos nuestros músculos y esqueleto para afectar a los órganos y sistemas internos y mejorar de esta forma nuestra salud. Tanto las asanas como el pranayama nos permiten trabajar el pranamaya kosha o cuerpo energético. Nuestros esfuerzos resultan en un incremento de la vitalidad. La práctica de las posturas y la respiración favorece la propiocepción o percepción de uno mismo en el tiempo y el espacio, nos permite experimentar la propia individualidad y trabajar de esta forma el manoyama kosha o cuerpo mental. Una práctica más avanzada que incluya la meditación conduce a una mayor clarividencia, al desarrollo de la inteligencia y el discernimiento, es decir, ejercita el vijnanamaya kosha. Y por último, todo esto nos lleva a una consciencia superior, a la comprensión de que el yo y el universo son una única cosa.

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] que quisieran liberarse, cualquier cosa que les estuviese realmente molestando en cualquiera de las capas que recubren nuestro ser: en su cuerpo físico (anamaya kosha), energético (pranamaya kosha), en su mente (manumaya […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + diecinueve =