¿Por qué necesitas un retiro de yoga?

Ya son muchos los retiros de yoga en que he participado, sea como organizadora y profesora, sea como alumna. Son experiencias maravillosas que la gente disfruta mucho, pero no son pocos los que confiesan que antes de apuntarse tuvieron muchas dudas sobre si hacerlo o no. Algunos de los miedos más habituales son:

  • ¡A ver si va a ser un timo!
  • Voy a pasar más hambre…
  • ¿Esto no será una secta?
  • Seguro que está lleno de raritos.

Por eso, me he decidido a disipar algunos de estos temores. Si todavía tienes tus dudas sobre si apuntarte o no a un retiro de yoga, he resumido algunos motivos por los que pienso que te vendría muy bien:

Leer más

Hacerse mayor es más fácil con yoga. (A propósito de la Newsletter de S. Ramaswami)

La última Newsletter del maestro Srivatsa Ramaswami se titula Ageing. La traducción literal sería ‘envejecer‘. Sin embargo, he evitado deliberadamente usar esta palabra en el título de mi entrada, ya que, en español, este vocablo tiene connotaciones muy negativas. Si hablamos de objetos, viejos son aquellos deslucidos, estropeados e inútiles. Y, lamentablemente, la palabra vejez para referirse a una etapa de la vida de una persona, se suele asociar a decadencia, soledad, incluso enfermedad y tristeza. Por eso he preferido la expresión ‘hacerse mayor‘.

Leer más

Los 10 mejores blogs de yoga en español

Esta semana he estado dándome una vuelta por la red para ver qué se publica sobre yoga en español. Y he encontrado algunos blogs de yoga muy interesantes. Unos ya los conocía (la mayoría), otros los he descubierto ahora pero seguro que los visitaré de nuevo.

La verdad es que todos los blogs de yoga que sigo con asiduidad están en inglés. Se podría decir que el inglés es el idioma del yoga, después del sánscrito 😉  Hay muchísimos más contenidos en inglés que en cualquier otro idioma: no solo blogs sino también vídeos, libros, revistas, tutoriales, cuentas Instagram, etc., etc.

Así que me he decidido a hacer una pequeña recopilación de los 10 mejores blogs de yoga en español que conozco, o más exactamente, los 10 que más me gustan a mí  🙂 Como veréis, no están numerados, y ello porque no pretendo establecer una jerarquía, no hay mejores ni peores. Los he listado más bien en el orden en que los he ido conociendo, y los he agrupado en tres tipos: generales, personales y especializados.

Leer más

Desintoxicación I: torsiones, kapalabathi y agua.

¡Bienvenidos todos a la primera semana de nuestro programa de desintoxicación de cuerpo y mente!

En palabras de Doug Swenson, maestro de yoga, filósofo, poeta y entregado promotor de la salud:

El yoga y la limpieza del cuerpo son complementos perfectos. Los aspectos físicos y mentales del yoga pueden ayudar y potenciar cualquier programa de limpieza del cuerpo.

 

La razón por la que necesitamos limpiar nuestro cuerpo es porque vivimos en un mundo contaminado. Hay toxinas en lo que comemos y bebemos, en lo que respiramos, en los productos que ponemos en nuestra piel. Incluso nuestros pensamientos se ven afectados por un bombardeo continuo de mensajes tóxicos.

La práctica del yoga promueve la circulación sanguínea y por tanto activa el sistema linfático y digestivo, dos de los principales canales de limpieza corporal. Además se facilita la transpiración, con lo que eliminamos toxinas también a través del sudor, y aprendemos a respirar para que nuestros pulmones funcionen de forma óptima. Citando de nuevo a Doug Swenson, se trata de mantener despejadas todas las avenidas de eliminación.

En yoga contamos con diversos instrumentos para mantener el cuerpo en un estado de salud: las asanas o posturas, las técnicas de pranayama, las kriyas o rutinas de purificación y limpieza, y la meditación. A propósito de la meditación,  no subestimes nunca su poder curativo: cuando logramos que el cuerpo esté en calma y silenciamos la mente, nos colocamos en un estado propicio para la regeneración celular, y nuestro subconsciente encuentra la forma de sanarnos física y emocionalmente.

Con este programa intentaremos limpiar nuestro cuerpo y mente a través de sesiones de yoga (asana, pranayama, relajación y meditación) y mantenerlo saludable mediante la incorporación de hábitos para una vida sana. A continuación detallamos la práctica y los hábitos de esta semana.

A.- Práctica de yoga para esta semana:

1.- Asanas:

Las asanas de esta semana están especialmente orientadas a favorecer el masaje de los órganos internos para promover la eliminación de las toxinas acumuladas. Te aconsejo que dediques al menos una hora al día, tres días a la semana a practicar este tipo de posturas.

Para promover la desintoxicación, es necesario también facilitar la transpiración. Es decir, hay que sudar la camiseta. Por eso,  iniciaremos las sesiones con dos saludos al sol A y dos B.

Jason Crandell Surya Namaskar A

Suns_B_minimal_names

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquí te dejo un ejemplo de algunas de las asanas que puedes practicar. Recuerda que si quieres recibir la secuencia completa de esta semana solo tienes que suscribirte a nuestra Newsletter, rellenando el formulario que tienes a tu derecha en esta página. Recibirás un correo cada jueves hasta el 22 de diciembre, con la secuencia.

1-DETOX

2.-Pranayama:

El pranayama o técnicas de control de la respiración, te ayudará a promover un funcionamiento óptimo de los pulmones, de modo que podremos oxigenar adecuadamente todas las células de nuestro cuerpo.

Empezamos el programa con un pranayama muy poderoso:

    • Kapalabathi pranayama o “respiración de fuego” como se la conoce en español. “Kapala” siginifica cráneo y “bathi” aquello que limpia o da brillo. Por tanto, el nombre alude al efecto clarificador de la mente que se atribuye a esta técnica respiratoria. Físicamente, es un potente instrumento de limpieza de las vías respirartorias, por lo que jugará un papel importante en el proceso de desintoxicación. Además, se dice que disipa la niebla de la mente, lo que nos ayudará a desintoxicar también nuestras emociones. Comenzamos practicándola durante un minuto, pero poco a poco debemos ir añadiendo paulatinamente cada día un minuto más hasta llegar a nueve. Si sientes que te mareas, recupera tu respiración normal suavemente. Si quieres conocer más sobre los beneficios de esta forma de respirar, te sugiero que leas esta otra entrada.

      KAPALABATHI: Para practicar la respiración kapalabhati, siéntate en postura cómoda, en el suelo o en una silla rígida. Inspira de forma natural por la nariz y al expirar (también por la nariz), hazlo de forma enérgica, contrayendo al mismo tiempo los músculos del abdomen con fuerza. Las inspiraciones se producen de forma automática pero la exhalación debe de ser potente.

      KAPALABATHI: Para practicar la respiración kapalabhati, siéntate en postura cómoda, en el suelo o en una silla rígida. Inspira de forma natural por la nariz y al expirar (también por la nariz), hazlo de forma enérgica, contrayendo al mismo tiempo los músculos del abdomen con fuerza. Las inspiraciones se producen de forma automática pero la exhalación debe ser potente. Se trata de un instrumento muy importante para la desintoxicación de nuestro organismo.

Cómo practicar Kapalabhati y sus beneficios

3.- Relajación.

Finalizamos siempre las sesiones con Savasana o postura del cadáver. Esta postura es básica para que el cuerpo asimile los beneficios de todas las asanas anteriores. Para algunas personas particularmente ansiosas o estresadas, savasana puede parecer una pérdida de tiempo. Sin embargo, no lo es: después de flexionar, extender y torsionar las distintas partes de nuestro cuerpo, es necesario que este recupere su forma ergonómica. Es necesario que la columna se extienda en la esterilla manteniendo sus curvas naturales. Las piernas también extendidas, ligeramente separadas. Los pies caen suavemente hacia los lados. Los brazos se extienden a lo largo del cuerpo con las palmas de las manos hacia arriba. Esta asana permite la completa relajación muscular y favorece la auto-observación y la meditación.

savasana-lying down

Savasana es una asana imprescindible después de tu práctica de yoga.

Una vez tumbados en savasana, vamos observando poco a poco, todas las partes del cuerpo. Tienes que revisar todo tu cuerpo y observar las zonas donde existe alguna tensión: no las juzgues, solo déjalas ir, déjalas que descansen. Puedes observar también los puntos de apoyo de tu cuerpo en el suelo: los talones, las pantorrillas, los muslos, los glúteos, las espalda lumbar, la espalda dorsal, el dorso de las manos, los antebrazos, los codos, los brazos, los hombros, y, por último, el punto de apoyo de la cabeza en el suelo. Al ir llevando tu atención a cada uno de estos puntos, siente cómo pesan, siente cómo se hunden en el suelo; siéntelos pesados y ligeros al mismo tiempo. Cuando hayas logrado una situación de relajación muscular completa, puedes proceder a la meditación.

4.- Meditación: LA MEDITACIÓN DE LA LUZ.

Empezamos el programa con una meditatión muy poderosa para llenar tu cuerpo de salud y bienestar. Con las visualizaciones que te proponemos, promoverás el adecuado funcionamiento de tus órganos y glándulas, al mismo tiempo que te llenas de una agradable sensación de calma.

Practicar la meditación de la luz

B.-.Hábitos saludables de esta semana.

Como parte de este programa de desintoxicación nos comprometemos también a ir incorporando una serie de hábitos, rutinas y prácticas que nos faciliten la desintoxicación más allá de la práctica del yoga. Los introduciremos a razón de uno o dos a la semana, y no supondrán cambios drásticos, porque para que un cambio se asiente debe ser paulatino: los cambios drásticos no producen una auténtica transformación en nosotros y se abandonan pronto.

Para esta semana nos comprometeremos a dos cosas:

  • Beber una taza o vaso de agua templada con el zumo de medio limón en ayunas, por lo menos un cuarto de hora antes de ingerir ningún otro alimento. Las ventajas de esta práctica, que se remonta a la antigua ciencia médica del Ayurveda, puedes encontrarlas por todas partes en la red. Te resumo sus principales efectos beneficiosos aquí.
Beneficios de beber agua con limón en ayunas
  • Beber al menos dos litros de agua al día: es imprescindible para ayudarnos a eliminar todas las toxinas que nuestros órganos van expulsando después de las asanas.

 

Glass of water on nature background.

 

Espero que nos sigas tú también en este programa y no olvides ir comentando los resultados.

Namasté,

www.insayoga.com

Teeki: ropa ecológica para un consumo consciente

Teeki es una marca de leggins y otras prendas de ropa para yoga, pilates, surf, running, SUB, y otros deportes. Se fabrican en Los Ángeles (California).

Hasta aquí, nada nuevo bajo el sol.

Lo interesante es que sus prendas están hechas a partir de botellas de plástico recicladas a través de un proceso respetuoso con el medio ambiente.  Hay unas 25 botellas de agua en cada par. Las botellas son despojadas de tapas y etiquetas, se lavan, se aplastan, y se pican, antes de ser fundidas en gránulos (pellets) y transformadas en fibra.

Además, no están hechos en China por trabajadores explotados y niños que deberían estar en la escuela, sino en Los Ángeles, donde (quiero creer) que las condiciones laborales no son en absoluto abusivas.

Yo los descubrí cuando vivía en San Francisco. Al principio me enamoré solo de sus diseños. Pero luego me enteré de cómo se fabricaban, y me tranquilizó saber que, por una vez, nuestros hábitos consumistas no estaban dañando el medio ambiente sino, por el contrario, favoreciéndolo.

La primera vez que se los vi a una profesora mía pensé: “Son chulísimos, pero a mí no me quedarán bien.” Sin embargo, cuando me los probé quedé gratamente sorprendida: mantienen la compresión justa para moldear tus líneas, pero sin llegar a ser tan apretados como otras marcas que he probado (léase Calzedonia) que literalmente, te cortan la circulación sanguínea.

Sin embargo, cuando me pongo unos Teeki los siento como una segunda piel, me olvido de que los llevo, es casi como ir desnuda 🙂 Además son transpirables, y por muchas veces que los lavo (y son muuuuuchas!) están siempre igual. Para colmo de bienes secan en 15 minutos y por supuesto, no necesitas plancharlos.

No me extraña que sean ya casi un fenómeno masivo entre la comunidad de yoginis de California y, cada vez más, del mundo entero.

El Huffingtonpost les dedicó un artículo a finales del 2013.

 

yoga-fashionista-teeki-5

Uno de mis modelos favoritos, un clásico: clouds hot pant


1-Captura de pantalla 2014-06-24 a la(s) 14.27.44

Teeki Deer Medicine hot pants

teeki-woodstock-hot-pant

Me encantan los Teeki Woodstock


 

teeki-buffalo-princess-black-hot-pant

Otro de los modelos de la nueva colección: Teeki Buffalo Princess


 

teeki-white-sage-harem-pants

Desde que me compré los Teeki White Sage Harem, me cuesta quitármelos incluso para lavarlos, jajjajajjaa!


teeki love

La marca Teeki está presente en Facebook, Instagram y otras redes sociales, alimentando sus páginas diariamente con mensajes positivos e imágenes sorprendentes.


teeki-sacred-feather

Teeki sacred feather hot pants


Aquí en España no eran fáciles de encontrar, así que cuando regresé intenté pedirlos por correo pero los gastos de envío y aduana eran una locura. Por suerte, ¡ahora se pueden comprar en un web store español, con lo que los gastos de envío se reducen considerablemente! Los tienes en amsummerfield.com

¿Cuál te pides?

Namasté, amigos,

www.insayoga.com

¿Tengo que ser un Jedi para practicar Yoga? ;-)

Llevo más de 20 años practicando yoga. Cuando empecé no estaba tan de moda como ahora, y mucho menos en España. No sé exactamente qué me impulsó a cruzar la puerta de la sala de aquel gimnasio para tomar mi primera clase. En aquel momento no era una disciplina conocida, y me sonaba a algo exótico, por el nombre y su origen hindú. Supongo que fue mi natural curiosidad lo que me llevó a probar. No he dejado de practicar desde entonces, el yoga me ha ayudado siempre y en muchos sentidos, así que, volviendo la vista atrás, me alegro mucho de haber cruzado aquella puerta.

Sin embargo, me consta que muchas personas no se atreven o no quieren dar ese primer paso. Y el primer paso es el más importante, el único que si no se da, impide todo el camino. Y no lo hacen porque siguen existiendo muchos prejuicios en torno al yoga. No sabéis cuántas veces he oído a amigos y conocidos eso de: no, el yoga no es para mí, si no llego ni siquiera a tocarme los pies, o yo prefiero algo más fuerte, el yoga es demasiado tranquilo, etc., etc. A menudo, un argumento y su contrario tienen ambos el mismo efecto disuasorio.

En esta entrada, intentaré desmontar algunos de estos mitos que alejan a la gente del yoga.

El yoga es demasiado difícil para mí, no soy lo bastante flexible, etc.

Vivimos en la era del Instagram Yoga, y nos vemos bombardeados a todas hora por fotos y mini vídeos de jóvenes atléticos, efectuando posturas imposibles de yoga muy avanzado. Ya expliqué en otra entrada por qué estoy en contra de esto. El yoga no es eso. El efecto de estas fotos y vídeos con frecuencia es disuasorio.

Muchas personas me dicen que no prueban el yoga porque no son lo bastante flexibles, o fuertes. En palabras de Judith Hanson Lasater: el yoga no consiste en tocarse los pies, sino en lo que aprendes en tu camino hacia abajo.

 

El yoga es demasiado fácil para mí.

Otras veces me he encontrado con personas que piensan que el yoga es una disciplina lenta y aburrida, que es todo cuestión de sentarse y meditar. A estas personas les digo siempre que hay muchos tipos de yoga. Y las invito a probar una clase de Ashtanga Vinyasa Yoga. Al terminar ya no piensan lo mismo 😉

 

El yoga es para gente “con problemas”.

Otros piensan que el yoga es solo una terapia, generalmente para gente con problemas mentales. A estos les diría, por un lado: quien esté libre de problemas mentales que tire la primera piedra. Y por otro lado que no es necesario que te hayan diagnosticado una patología mental o nerviosa para encontrar en el yoga un aliado. De hecho, la gente más equilibrada que conozco practica yoga (y viceversa).

 

El yoga es para gente sin problemas de salud.

También hay personas que me cuentan que no se atreven con el yoga porque tienen problemas de espalda o de otro tipo. Obviamente, ante un problema de salud conviene siempre consultar con el médico. Dicho esto, el yoga se utiliza como terapia para muchas patologías tanto físicas como mentales, y la ciencia prueba continuamente su eficacia como tratamiento de algunas enfermedades.

 

Soy demasiado mayor para el yoga.

Nunca es demasiado tarde para empezar con el yoga. Suelo decir que si puedes respirar, puedes hacer yoga. De hecho el yoga puede ayudar mucho a las personas de edad avanzada ya que mejora su flexibilidad y equilibrio, evita la pérdida de masa muscular y levanta el estado anímico.

 

Soy demasiado joven para el yoga.

Cuanto antes se empiece, mejor. De hecho, lo ideal es empezar desde niños. El yoga para niños es una actividad excelente, ya que contribuye a su desarrollo físico y emocional. Igualmente en la adolescencia puede ayudar a los jóvenes a enfrentar esta etapa de cambios con mayor seguridad en sí mismos y autoestima.

 

El yoga no es para hombres.

Durante siglos, el yoga ha sido una disciplina exclusiva del género masculino. Hasta el siglo pasado, las mujeres tenían prohibido practicar yoga. Fue el gran maestro Tirumalai Krishnamacharya el primero en introducir a una mujer en el yoga. Sin embargo, al llegar a Occidente el yoga fue ganando adeptas, hasta convertirse como es hoy día en una actividad mayoritariamente femenina.

Robert Downey Jr.

El actor Robert Downey Jr. practica yoga habitualmente.

lebron-james-yoga-468x622-1

Lebron James, famoso jugador de la NBA, es también conocido por su afición al yoga.

Pero el yoga ofrece también grandes ventajas a los practicantes varones, por supuesto. En EEUU han nacido incluso estilos particularmente enfocados a los hombres.

 

¿Yoga? No, yo paso de sectas.

Por suerte cada vez menos, pero todavía hay quien considera la disciplina yóguica como algo esotérico, secreto o poco claro. Sin ir más lejos en uno de los últimos retiros que organicé, uno de los asistentes (por cierto adorable), confesó en el círculo de despedida que cuando se apuntó al retiro tenía cierto temor a que fuera una secta 😉

Nada de eso, no hay secretos, ni rituales de iniciación ni arcanos de ningún tipo en yoga. El yoga es para todo el que quiera abrazarlo. Sin trampa ni cartón.

 

No me va el rollo hippie o new age.

Tranquilo, por mucho yoga que practiques no te van a entrar ganas de vestir flores en el pelo, a menos que te vaya el estilo happy flower, en ese caso, tú mismo.

Es cierto que las palabras paz y amor se repiten con frecuencia en las clases, y también son innegables las conexiones históricas del yoga con el movimiento hippie, allá por los años 70 del siglo pasado. Pero hoy día, de verdad, una cosa no lleva a la otra. 

 

 

El yoga es una religión.

Es cierto que está presente en algunas religiones, pero no es una religión en sí mismo. Es decir, algunas religiones incluyen el yoga pero el yoga no incluye ninguna religión. Uno puede ser completamente agnóstico, y realizar sus asanas “religiosamente” todos los días. Del mismo modo que puede hacerlo un católico practicante, un musulmán, un judío, un budista o un hindú.De hecho tanto el budismo como el hinduismo tienen muchas cosas en común con el yoga y se originaron en la misma tradición espiritual del lejano Oriente. Pero, insisto, son cosas diversas.

 

Hay que ser vegetariano para practicar yoga.

Otra objeción frecuente a la hora de practicar es que mucha gente no está dispuesta a renunciar a determinados hábitos alimentarios o de otro tipo. Por ejemplo algunos me dicen que no quieren cambiar de estilo de vida, que quieren seguir saliendo con los amigos y tomándose un par de copas.

El yoga solo nos ayuda a conectar mejor con nuestro cuerpo, a volver a escucharlo con claridad, como cuando éramos niños. Y esto, a veces, nos lleva a darnos cuenta de que ya no nos apetecen determinadas comidas o bebidas. Pero nadie obliga a nadie en yoga.

Lo único que todavía no me han preguntado es si hay que ser un Jedi para practicar yoga. Pero por si acaso tengo ya la respuesta preparada: no, pero mal no te hará.

Besos a todos.

www.insayoga.com

¿Qué está frenando tu práctica de yoga? 4 cosas que debes conocer para no estancarte en tu práctica.

Hace tiempo escribí una entrada sobre algunos aspectos del yoga que es difícil aprender a través de las clases online. En aquella entrada hablé principalmente de algunos aspectos físicos del yoga, tal como aprender a explorar tus límites, a distinguir la intensidad del dolor, o a utilizar el dolor como feedback. Hoy me gustaría analizar, siguiendo el excelente ensayo de Joel Kramer: Yoga as Self-Transformation, algunos factores psicológicos que pueden estar frenando nuestra práctica.

Durante miles de años, el yoga ha sido un poderoso instrumento de transformación y crecimiento. Sin embargo, los que lo practicamos, afrontamos muchas veces circunstancias que frenan este proceso de cambio. La propia resistencia al cambio, nuestros hábitos o estilos de vida, las comparaciones… son factores que dificultan la transformación. Por otra parte, hacernos conscientes de la evolución que está teniendo lugar en nosotros mismos, nos permite entender también los cambios a nuestro alrededor, y poco a poco llegamos a comprender que formamos parte del Todo.

Resistencia.

En yoga nos enfrentamos a muchos tipos de resistencia: puede haber cierta resistencia en los músculos y el cuerpo en general, pero la mayor parte de las cosas que limitan o entorpecen nuestra práctica residen en la mente más que en el cuerpo.  La resistencia mental puede tomar muchas formas: excusas, olvidos, pereza o incluso puede manifestarse como una enfermedad o una lesión. Minimizar la resistencia mental es la clave para superar las resistencia física.

Observar a qué nos resistimos puede darnos mucha información acerca de nosotros mismos. Podemos preguntarnos: ¿por qué hago yoga? ¿Lo hago tal vez por miedo a la enfermedad, a envejecer, a la muerte? ¿O es la ambición la que alimenta mi práctica? ¿Practico porque ambiciono superarme, destacar sobre el resto de la gente, aparentar juventud, ganar salud o belleza? Por supuesto, todos tenemos miedos y ambiciones, y hasta cierto punto pueden ser positivos. El problema es cuando el miedo nos paraliza y la ambición nos empuja demasiado. El riesgo es que dejemos que estas emociones tomen el control de nuestro yoga. Cuando esto sucede, la mente está orientada hacia el pasado o hacia el futuro, de modo que olvidamos la verdadera esencia del yoga: existir aquí y ahora con una mente en calma.

Hábitos.

A medida que avanzamos en la vida todos vamos acumulando una serie de hábitos de comportamiento. Estos hábitos son útiles en muchos casos, nos sirven para ordenar nuestras acciones hacia un objetivo, nos dan seguridad. El problema es cuando estos hábitos comienzan a dominar nuestras vidas de forma inconsciente, se convierten en filtros a través de los cuales observamos el presente. Esto nos hace funcionar en modo automático, como máquinas. Y, en palabras de Joel Kramer: si te pierdes el presente, te pierdes todo lo que hay. (If you miss the present, you miss all there really is.)

Por otra parte, los hábitos estrechan nuestra mente. En la medida en que nos marcan un camino a seguir, limitan nuestra creatividad. Una mente rígida limita el rango de lo que es posible o no para nosotros. Nuestras creencias, valores, posturas mentales, deseos, etc., construyen nuestra auto-imagen, que después condiciona lo que pensamos y cómo nos comportamos. A través del yoga, nos hacemos conscientes de estos hábitos de pensamiento: los pasamos , y con esto los derrotamos, nos liberamos de su yugo, del condicionamiento automático que operaban sobre nosotros. Y así, aumentando nuestra consciencia, expandimos nuestra libertad.

Otras veces persistimos en nuestros malos hábitos sin saber por qué. ¿Cuántas veces te has preguntado: por qué no puedo dejar de fumar, o por qué como sin hambre mientras veo la televisión? ¿Por qué perseveramos en comportamientos autodestructivos? Parte de la respuesta es que nuestro impulso de auto destrucción se alimenta de placeres inmediatos aunque el resultado final sea negativo, es decir, escogemos la gratificación momentánea frente al beneficio a largo plazo. Y aquí es cuando muchas personas me preguntan: ¿pero por qué tengo que dejar de beber vino o comer carne para hacer yoga? Mi respuesta es siempre la misma: NO TIENES QUE HACERLO, SI NO QUIERES. En realidad esta respuesta encierra una trampa, porque yo sé que tarde o temprano, si continúan con su práctica, estas personas QUERRÁN, elegirán dejar de consumir vino o carne en exceso, elegirán dejar de fumar, optarán por un estilo de vida más saludable, de forma voluntaria. Este es uno de los mayores regalos que nos hace el yoga: nos empuja hacia lo que es más apropiado y beneficioso para nosotros mismos. 

El yoga te vuelve más sensible hacia la vida, y te hace preferir aquello que beneficia tu salud.

Competencia y comparación.

Solemos decir que el yoga es una práctica no competitiva. Sin embargo, nuestra mente tiene una vertiente competitiva que no podemos ignorar. El impulso de competir está inscrito en nuestros genes probablemente, como mamíferos que somos, abocados a sobrevivir en un entorno hostil y con recursos insuficientes para todos. Por eso, es difícil luchar contra este afán de competencia. Incluso puede que no sea beneficioso para nosotros tratar de reprimir nuestra competitividad: si nos decimos que competir es malo, nos sentiremos culpables cuando observemos este impulso natural en nosotros, y trataremos de esconderlo. Esto puede tener efectos negativos, como siempre que se reprime una emoción. Por tanto, conviene aceptar que nuestra mente es competitiva, explorar este aspecto de nuestra naturaleza, para que no aflore de forma inconsciente.

Tal vez una forma de afrontarlo, es distinguir competencia de comparación. La comparación es absolutamente aceptable y necesaria. Para progresar necesitamos compararnos. Compararnos con nosotros mismos, nuestro yo actual con nuestro yo anterior, nuestra práctica de hoy con la de ayer o la del año pasado. Compararnos con los demás: el proceso de aprendizaje requiere observar al maestro y comparar nuestros resultados con los suyos. La comparación es una herramienta indispensable y muy útil, en el sentido que nos brinda información muy valiosa. Por tanto la comparación es positiva y debe utilizarse como fuente de feedback.

 

Evolución.

El yoga es en esencia una mirada hacia nuestro interior para responder a la pregunta intemporal de ¿quién soy yo?. A medida que indagas en las regiones más profundas de tu ser, alcanzas un conocimiento no solo acerca de ti como individuo, sino también de ti como parte del tejido de la vida. Comprendes que el cambio es inherente a todo lo que existe y por tanto también a ti mismo. El movimiento es la esencia de la energía, de las relaciones, del crecimiento.

La evolución es la forma en que este movimiento se expresa en el universo. Se puede entender como el cambio de las formas hacia una mayor complejidad y adaptabilidad.

El yoga nos ayuda a superar la falacia de la separación, a comprender que formamos parte del todo, que no existimos separadamente sino que formamos parte del universo, y que nuestra propia evolución se integra en el gran proceso evolutivo de la vida.

 

Si conseguimos hacernos conscientes de estos factores, nuestra práctica de yoga podrá progresar y convertirse en un verdadero instrumento de transformación y crecimiento.

Namasté,

www.insayoga.com

7 IDEAS PARA REGALAR (O QUE TE REGALEN) SALUD ESTA NAVIDAD

¿Qué decimos todos los años el día 23 de diciembre mientras nos toca tirar todas nuestras papeletas de lotería? Exacto: por lo menos, que tengamos salud.
¿Te imaginas que pudieras pedir a Papá Noel buena salud para ti y tu familia para todo el año? O, ya que estamos, para toda la vida, ¿por qué no? ¿Suena ilusorio? Tal vez. La buena noticia es que SÍ PUEDES. Alguien dijo (creo que fui yo :-): no pierdas el tiempo buscando la felicidad, en lugar de eso, crea las condiciones para que suceda. Y lo mismo se puede aplicar a la salud. Quizá no podamos pedir a Santa un saco de salud, pero hay muchas pequeñas cosas que sí podemos pedirle y que nos ponen, sin duda, en el camino de conseguir una vida más saludable.
Y como sé que probablemente estás demasiado ocupada/o preparando la cena de Nochebuena para 20 personas, comprando regalos, envolviendo paquetes y pensando en todo el mundo menos en ti, me he tomado la libertad de escribir tu carta a Papá Noel con 7 regalos saludables.
  1. Una botella de agua de acero inoxidable o vidrio: uno de los hábitos que debes adquirir desde ayer, si no lo tienes ya, es beber al menos dos litros de agua al día. Hacerte con una botella de un litro de un color atractivo y que puedas llevar a todas partes puede ayudarte mucho. MUY IMPORTANTE: asegúrate de que no contiene BPA (bisphenol A), por eso te recomiendo que no sea de plástico sino de acero inoxidable o vidrio.

    botella

    En Navidad, como el resto del año, no olvides beber al menos dos litros de agua al día. Llevar contigo tu propia botella es la opción más ecológica.

  2. Una bonita tetera: aparte de los beneficios intrínsecos del té, el ritual de su preparación es también meditativo y curativo. Hay muchísimas teteras en el mercado que te pueden ayudar a iniciarte en el disfrute de las miles de variedades de té. Además es una deliciosa forma de ingerir más agua. Conste que no obtengo comisión de Amazon (¡ojalá!) pero he buscado este enlace para facilitarte que encuentres la tetera de tus sueños, luego puedes comprarla donde quieras (por lo menos hasta que Amazon me ofrezca comisiones 😉Tetera
  3. Una batidora de vaso potente, o mejor batidora-licuadora: la forma más sana de empezar el día es con un buen batido o zumo de frutas, vegetales de hoja verde y proteínas. Si todavía no la tienes, asegúrate de que alguien que te quiera mucho te regale este instrumento imprescindible. He aquí un link con diversas opciones. En EEUU todos me recomendaban la Vitamix, pero no llegué a probarla.
    Vitamix

    Vitamix

  4. Una cesta de súper-alimentos o super foods como dicen los americanos. Esto es más bien una buena idea para regalar. En una cesta de mimbre coloca todos aquellos alimentos que se han ganado la etiqueta de “super-foods” por su gran valor nutricional y su probada contribución a la buena salud: un kilo de quinoa, otro de lentejas y otras legumbres como garbanzos o alubias, nueces y almendras crudas, una bolsita de bayas de goji, otra de semillas de lino, semillas de girasol, un buen aceite de oliva, miel. ¡Todo orgánico, no lo olvides!frutos secos
  5. Un buen libro de cocina ecológica. Por ejemplo, Huerto ecológico, cocina ecológica, un libro donde encontrarás todo la información necesaria para cultivar tus propios productos (si tienes la suerte de tener tu propio trocito de Tierra), así como un recetario para hacer deliciosos platos de cocina ecológica y de temporada. La mejor forma de comer sano es hacerlo tú mismo.
  6. Un curso de meditación: en mi página Facebook no me canso de colgar posts acerca de los beneficios de la meditación. También en este blog puedes encontrar algunas entradas que cantan las loas de esta práctica milenaria que solo tiene ventajas. Hay muchos estudios que ofrecen cursos de meditación, así como páginas web. En Valencia he encontrado este centro que ofrece cursos presenciales y on line. También me gusta mucho la Escuela de Meditación de Juan Manzanera, donde puedes encontrar muchas meditaciones guiadas. Si hablas bien inglés puedes probar el programa de meditación de Oprah Winfrey y Deepak Chopra, un súper ventas en EEUU (puedes encontrarlo en este enlace.) Si no lo has hecho todavía, iniciarte en la meditación puede ser uno de tus objetivos para el año nuevo.
  7. Y por último, pero no menos importante, un bono de clases de yoga. De hecho, si solo puedes pedir un regalo, pide éste. Estoy convencida de que va a ser el que mayor beneficios te reporte. Pídele a Papá Noel un mes de clases de yoga en algún buen estudio. El yoga mejorará tu vida sin lugar a dudas: ganarás vitalidad, flexibilidad, masa muscular, reducirás el estrés, perderás peso (si lo necesitas), aumentará tu creatividad… ¿No me crees? Pruébalo. Si no puedes asistir a un centro de Yoga, tienes la posibilidad de hacerlo en casa: Aomm.tv te ofrece clases de todos lo estilos y niveles, en español y por un precio muy asequible. Regala una suscripción a esa persona cuya salud te preocupa. Verás que te lo agradece. ArdhaMatsyendrasana

En fin, ahora ya solo depende de ti hacer que el 2017 sea el año más saludable de tu vida. Además, piensa que tu salud repercute directamente en la salud de tu familia: en primer lugar, porque solo si estás sana/o podrás hacerte cargo de todos como vienes haciendo. En segundo lugar, porque si tú acoges hábitos saludables serás un buen ejemplo para tus hijos que los aprenderán y adquirirán también (y eso sí es un regalo para toda la vida). Y por último, una buena salud física es la base del equilibrio y la salud mental, imprescindibles para convertirte en el verdadero fundamento de tu familia.

Namasté.

NO al Instagram Yoga

Normalmente no suelo ser tan tajante en mis afirmaciones. Y ya expliqué en otra entrada que en esto de las nuevas tecnologías y el yoga no me cuento ni entre los aférrimos detractores ni tampoco entre los que defienden que todo vale. Sin embargo, tengo motivos para pronunciarme así de claramente en contra del Instagram Yoga. Y con Instagram Yoga me refiero al yoga que vemos en las fotografías de Instagram y otras redes sociales:

  • Como su propio nombre indica las fotografías, o instantáneas, solo captan eso: el instante. Y el yoga, aunque se trata de estar siempre aquí y ahora, implica un proceso. Nos muestran a yogis y yoginis ejecutando posturas imposibles, cercanas al contorsionismo y la acrobacia, pero no nos cuentan cómo han llegado hasta esa pose. No narran el previo calentamiento y preparación del cuerpo para adoptar esa asana. Y sobre todo, nada dicen sobre todos los años de práctica diaria que cada uno de esos yogis ha llevado a cabo antes de alcanzar la perfección en la postura.

 

  • Se generaliza un modelo de yogi que no tiene por qué ser el único. La mayoría de estas fotos y vídeos muestran mujeres y hombres jóvenes, delgados, musculosos, y, usualmente, blancos. Es cierto que la práctica habitual del yoga mejora considerablemente el aspecto físico y desarrolla masa muscular, pero no todos los que practicamos somos Barbies y Kens. El problema que veo es es que esto puede acercar al yoga a gente con falsas expectativas, que busquen solo un objetivo físico, cuando el principal objetivo de un yogi es fundamentalmente espiritual. Y, por otro lado, puede alejar del yoga a otras personas simplemente porque no se sienten identificados con los modelos que ven en las redes y piensan que el yoga no es para ellos. Esto es trágico.

 

  • La gran mayoría de las imágenes que aparecen en Instagram, muestran posturas de yoga avanzado que, como he dicho, tienen mucho de contorsionismo. Llevo más de 20 años practicando yoga, soy capaz de hacer muchas de estas posturas, pero cuanto más practico más me doy cuenta de que el auténtico estado de yoga se alcanza con las posturas más sencillas, incluso solo con la respiración. Si uno puede hacer una de estas posturas, pero a duras penas puede respirar en ella, eso NO es yoga. Por eso he dejado de colgar mis propias fotografías en posturas difíciles, porque pueden dar una falsa idea de lo que realmente es el yoga. Además, pueden incitar a alguien a intentarlas sin estar preparado y llevarle a una lesión, o pueden disuadir a otros de empezar a practicar porque se consideran incapaces de lograr esas posturas. Me vienen a la mente muy a propósito de esto,  las palabras de Pattabhi Jois, creador de Ashtanga Vinyasa Yoga: el yoga es una práctica interna, el resto es solo un circo.

Yoga is an internal practice

 

  • Esta ostentación de fuerza, equilibrio y flexibilidad que llevan a cabo los protagonistas de las fotos me da la impresión (tal vez equivocada), de que tiene mucho de ego. Sin embargo, uno de los objetivos del yoga es combatir el ego. Suelo decir que se trata de derrotar el ego para conquistar el verdadero Yo.

Dicho esto, quiero añadir que no pretendo juzgar a nadie. Probablemente muchos de los que cuelgan sus fotos y mini vídeos en internet lo hacen con buena intención, tal vez pensando en difundir el yoga. En mi opinión, el fin es loable pero el medio equivocado. Por otra parte, muchas de las estrellas del Instagram Yoga son verdaderos yogis, con una práctica consistente y sólidas bases. Por ejemplo la famosa Kino McGregor. Ella ha escrito tres libros sobre yoga, ha producido 6 dvds, da conferencias y talleres por todo el mundo, ha fundado una revista (www.miamiyogamagazine.com)… En fin, toda una vida consagrada al yoga. Pero, para mí, lo mejor de sus fotos en Instagram son sus comentarios, siempre llenos de palabras inteligentes.

¿Qué opinas tú? No olvides dejarnos tus comentarios abajo.

Namasté.

Cómo ser mamá y no enloquecer en el intento.

Todas las mamás que estéis leyendo esto, creo que sin excepción, estaréis de acuerdo en que a ser mamá no te enseña nadie. Ni se puede aprender en los libros tampoco. Cuando estaba embarazada leí muchísimos libros maravillosos sobre el embarazo, el puerperio y la maternidad en general. Libros valiosísimos que os recomiendo encarecidamente, como Bésame mucho o Un regalo para toda la vida de Carlos González, Mi bebé lo entiende todo y Mi niño lo entiende todo de Aletha Solter, o Puerperios y otras exploraciones del alma femenina de Laura Gutman. Como os digo, libros estupendos que sin duda me han ayudado a educar a mi hija en el afecto, y a hacer de ella una personita que ya a sus siete años tiene más inteligencia emocional que sus dos progenitores juntos  🙂

Pero repito, a ser mamá lo que se dice ser mamá, no te enseñan. A eso, solo te enseñan tus hijos. Por muchas técnicas que hayas leído sobre cómo reaccionar ante una rabieta (y yo misma he escrito sobre ello en este blog), hasta que no te enfrentas a la primera pataleta de tu primer cachorrito, no aprendes a cómo gestionarlas. Igual como nadie te dice de dónde sacar las energías para después de todo un día de trabajo, supermercado, comida, actividades extraescolares, cena… poder todavía dedicarles unas cuantas risas, perseguirles por el pasillo con una toalla en la cabeza en plan fantasma, o ayudarles con los deberes. Eso, te lo enseñan ellos.

Leer más