,

BREATH!

Estoy en clase después de cincuenta minutos de práctica intensa. Una postura más, esperemos que sea la última. Virabhadrasana III, postura del guerrero, ok nada del otro mundo, podré, voy a poder, seguro que puedo. Salto abro las piernas, giro pierna y pie izquierdo a 45 grados, la pierna derecha 90 grados y el tronco completamente hacia la derecha, sí, así, creo que lo tengo todo en el sitio, (aunque no puedo verme el pie de detrás! En fin, confiemos.) Ahora hay que doblar la rodilla derecha, eso es la de delante, vale, la rodilla justo sobre el tobillo, que no lo sobrepase. Pongo todo el peso del cuerpo y las caderas sobre a pierna derecha, ahí estamos, vamos bien, vamos bien, la pierna derecha estirada y subo la pierna izquierda, vale, ya estoy en el aire, esto está casi hecho, atención a las caderas que no se descuadren, perfecto, hay que estirar los brazos, cómo cuesta mantener el equilibrio, la mirada fija delante, ya está, qué campeona, la he “clavao”. Y de repente escucho que el profesor dice la palabra mágica: “BREATHE”. ¡OSTRAS, ES VERDAD! Se me había olvidado. Estaba todo el tiempo conteniendo la respiración por el esfuerzo. ¿Cuántas veces nos pasa eso? A mí al menos bastante a menudo.
Pranayama es un término sánscrito que básicamente significa ‘control de la respiración’. Esta práctica es uno de los ocho pilares básicos del yoga. Siguiendo los postulados del Raja Yoga, o Yoga clásico, una adecuada práctica debe incluir no solo el ejercicio de las posturas corporales (asana), sino también el control de la respiración, la ética hacia los demás (yama) y la disciplina interna (niyama). Además de otras cuatro ramas de carácter más mental y meditativo (pratyahara, dharana, dhyana y sammadhi.)
La práctica habitual de pranayama tiene además innumerables beneficios para la salud. Aquí os dejo un breve artículo al respecto, porque a veces estamos tan pendientes de todo que se nos olvida lo básico, ¡se nos olvida respirar!
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] alumnos saben que es una frase que repito mucho: ¡no olvides respirar! Parece una afirmación tan obvia que resulta cómica. Sin embargo, después de algunas sesiones, […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =