,

¿A quién pertenece el yoga?

Ayer estuve viendo un documental muy interesante, titulado Who owns Yoga? (¿A quién pertenece el yoga?). Su autor es Bhanu Bhatnagar, profesor de yoga y corresponsal de Aljazeera English, quien a lo largo de 50 minutos charla con influyentes personalidades del mundo del yoga en Londres, EE.UU y la India, acerca de la transformación, comercialización e incluso politización del yoga en los últimos tiempos.

Bhanu Bhatnagar, profesor de yoga, corresponsal de Aljazeera English y autor del reportaje.

Bhanu Bhatnagar es un sueco de origen hindú, o un hindú nacido en Suecia 🙂 Por ello, vive en su propia persona esta mezcla de Oriente y Occidente que está sucediendo también en el mundo del yoga y que es probablemente el factor más importante de su transformación. Al inicio del documental, Bhanu se pregunta:

Mi formación como profesor de yoga me hizo pensar sobre el yoga en el mundo moderno. ¿Cómo está cambiando? ¿Pertenece a la India? ¿Pertenece a alguien? ¿Y acaso importa eso?

Las nuevas formas de yoga.

El documental empieza con escenas de una competición de asanas, sí como lo oyes: yogis y yoginis realizando asanas delante de un jurado y de un público de cientos de personas aplaudiendo, animando y silbando, como si de un concurso de belleza se tratara. Me resultó muy chocante.

Londres

A continuación Bhanu recorre varios estudios de Londres donde se imparten nuevas formas de yoga: boxing yoga, rocket yoga, rave yoga, etc. Tras esto, charla con Stewart Gilchrist, uno de los profesores de yoga más populares e inspiradores de Londres:

Bhanu: El yoga se refiere al misterio del Universo, ¿estamos tratando de comercializar el misterio del Universo?

Stewart: Es un desastre.

Bhanu: ¿Y qué vamos a hacer al respecto?

Stewart: Seguir enseñando.

EEUU

Después Bhanu viaja a EEUU, la nación donde primero aterrizó el yoga en Occidente, y donde esta práctica ahora es totalmente mainstream, está de moda, es tendencia y además se ha convertido en un negocio multimillonario.

La primera entrevistada es Tara Stiles (OMG!!!), quien declara sin problemas que ha despojado el yoga de su parte espiritual para quedarse solo con la parte física. Y se queda tan ancha. De hecho el lema de una de sus campañas era: Deja de ser zen, empieza a ser fabuloso. En realidad, Tara, con gran olfato comercial, lo que ha hecho es aprovecharse de la marca “yoga”, que ya tiene el marketing hecho, para comercializar una forma de ejercicio físico, (de gimnasia, vamos), ponerle un nombre (Strala) y patentarlo.

Tara Stiles, creadora del Strala “yoga”.

Llegados a este punto, es normal que la siguiente pregunta que se hace Bhanu sea: ¿cuándo algo deja de ser yoga? Sheeta Shah de la Hindu American Foundation, representante de la campaña Take back Yoga (Devuelve el yoga), que reivindica las raíces hindús del yoga, opina así:

Muchas nuevas formas de yoga no son yoga. América siempre toma de cada cultura lo que le gusta y crea su propia versión.

Otra versión del yoga que Bhanu encuentra en EEUU, y que me asombró mucho es la creada por Leslie Marshall. Se llama Praise Moves y se trata de una alternativa cristiana al yoga, donde se hacen posturas de yoga mientras se recitan las escrituras bíblicas.

Praise Moves: alternativa cristiana al yoga.

También aborda el debate sobre la propiedad intelectual del yoga. Habla con Mark Drost, quien fue profesor de Bikram Yoga durante muchos años y cuando se marchó fue denunciado por Bikram. Bikram Choudhury, fundador del estilo de hot yoga que lleva su nombre, ha intentado sin éxito patentar la serie de 26 asanas practicadas en una sala a 42 grados de temperatura. La plataforma de yoga online Yogaglo está intentando patentar la forma en que graba sus clases online, o sea, la posición de la cámara al final de la clase, la situación de las esterillas, etc., etc.

Frente a toda esta codicia, resultan balsámicas las palabras de Dharma Mittra, prestigioso maestro de yoga nacido en Brasil y afincado en Nueva York:

He ideado nuevas posturas o variantes de posturas, pero yo no digo que me pertenezcan. Son universales. El yoga no pertenece a nadie. Es un bien universal para el beneficio de todos.

India

Bhanu viaja por último a la India, lugar de nacimiento del yoga. En primer lugar se encuentra con Swami Ramdev, fundador de la empresa Patanjali Yogpeeth, y un activo promotor del yoga en su país. Además, como afirma Bhanu, su yoga tiene un enfoque político, ya que Ramdev ha sido un apoyo decisivo para la victoria del partido nacionalista indio: Bharatiya Janata Party en las elecciones de 2014, y de la llegada al poder del actual primer ministro: Narendra Modi. Ramdev declara que:

Swami Randev

Nadie tiene el copyright del yoga. Pertenece a los sabios. Es para la mejora de la sociedad. Por lo tanto, cualquier forma de patente, royalty o propiedad, no son sino ignorancia, estupidez y degeneración. No es correcto.

Sin embargo, tras estas palabras, Bhanu reflexiona con acierto que utilizar el yoga en política es otra forma de intentar poseerlo.

Conclusiones

Tras toda esta indagación, Bhanu Bhatnagar concluye que no existe una respuesta a la pregunta de ¿a quién pertenece el yoga? Pero una cosa es segura, por muchas personas que intenten poseerlo, el yoga sigue siendo profundamente personal.

Me quedo para terminar con las palabras de Sadhguru Jaggi Vasudev, que comparto plenamente:

Solo porque el sol toca las orillas de la India antes de llegar a Doha, ¿podemos reclamar que el sol es hindú? Porque el yoga es algo así: una luz que apareció en India primero. Eso no significa que sea hindú. India es una identidad hoy, una identidad nacional y política. El yoga no pertenece a esa identidad en absoluto. (…) Si algo es para el beneficio de todos los seres humanos, nadie puede poseerlo, debe pertenecer a todo el mundo.

 

¿Qué opinas tú de este debate? Nos interesa mucho saberlo, por favor, deja tus comentarios abajo.

Y si te ha gustado esta entrada, no olvides suscribirte a nuestra Newsletter para recibir más artículos e información sobre yoga, meditación y estilo de vida saludable. Puedes hacerlo pinchando aquí: http://eepurl.com/bH8xwz

Namasté.

8 comentarios
  1. Xavi
    Xavi Dice:

    Hola me encanta que hayas tratado este tema.
    Según como yo lo entiendo, el yoga no pertenece a nadie; el yoga forma parte de un anhelo, un anhelo de comprensión, de conocimiento, de experimentación, de conexión con lo esencial: El yoga del sonido, el yoga corporal, el yoga del conocimiento, el yoga de la acción; podemos encontrar sistemas muy parecidos incluso en otras antiguas culturas de continentes lejanos a India.

    Siempre que hablo de este tema digo lo mismo, que hubiese pasado si el Sabio Pañjali hubiese puesto en su libro el siguiente título: Yoga™Sutras de Patañjali .

    Observo que con muchos “nuevos yogas”, pasa un poco como con el pan integral que se vende en los grandes supermercados: Se le extrae a la harina su salvado original y esencial, para después a esa blanca harina resultante, añadirle un salvado desnaturalizado y obtener así un pan integral industrial y comercial para luego añadirle una marca nueva a esa antigua receta tal como: Pan del abuelo™…
    Pienso que el Yoga, como algo vivo, puede seguir evolucionando pero siempre que no se pierda su esencia, para ello es importante que los nuevos practicantes hagamos un ejercicio de humildad para no perder de vista su Origen y su antiguo linaje.
    Es importante que hayan lugares como este blog que den a conocer la esencia de la práctica y que la gente esté bien informada de toda la profundidad de estas milenarias técnicas.
    Namasté
    Xavi

    Responder
    • Noelia Insa Satorre
      Noelia Insa Satorre Dice:

      ¡Hola, Xavi!
      Gracias por tu comentario, como siempre lúcido y equilibrado. ¡Genial lo de Yoga™ Sutra! 🙂 Y buenísima la metáfora del pan integral. Como tú entiendo que una evolución es no solo inevitable sino deseable, pero como muy bien dices, siempre que no se pierda la esencia.
      Un abrazo.

      Responder
  2. Lourdes
    Lourdes Dice:

    Me encanta cómo se ha tratado el tema. El yoga no es de nadie, ya que se trata de la búsqueda y el encuentro con nuestro Ser. Si alguien quiere hacer negocio arrancando la esencia, haya su conciencia, pero no estará siendo yoga. Namaste

    Responder
  3. Estela
    Estela Dice:

    Hola!, como decía uno de los maestros del documental, (el hombre de rastas), el Yoga se manifiesta fuera del mat, en nuestro día a día, en la forma en que tratamos a los demás y a nosotros mismos como seres vivos… Occidente a tergiversado el significado de la palabra Yoga=unión y lo ha convertido en competición=separación. Es antagonista en esencia todo lo que está pasando con este tema, por lo que bajo mi punto de vista todo lo que tenga que ver con posesión, competición, individualismo, remuneración, beneficio propio… eso no es Yoga.
    Espero que esta filosofía no se pierda, que se siga enseñando desde la espiritualidad y que el legado continúe.
    “El Yoga no es un mito antiguo enterrado en el olvido. Es el legado más valioso del presente y la cultura del mañana”. Swami Satyananda Saraswati.
    Namasté

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =