estilos de yoga

En este post, Edith Gómez nos ofrece una descripción muy sencilla y resumida de cinco de los más conocidos estilos de yoga: sus características principales y para quien son adecuados. Si estás comenzando con el yoga, te aconsejo que los pruebes todos antes de decidirte. ¡Seguro que hay un estilo para ti!


El yoga suele ser asociado con la relajación y la meditación, pero la verdad es que su práctica aporta un sinfín de beneficios que sin duda podrías aprovechar.

La meditación te enseña a conectar con el universo, a cultivar la paz y el amor, a vivir una vida llena de gratitud y armonía, y por si fuera poco, a relajarte mediante ejercicios de respiración.

Ante todo, conviene no confundir las ramas del yoga con los diferentes estilos de yoga.  En este artículo te explicamos brevemente unos y otros.

 

Las ocho ramas del yoga.

El yoga es mucho más profundo y tiene mucha más historia y filosofía de lo que podrías imaginar.

Se dice que el árbol del yoga tiene ocho ramas, las cuales son:

  • Yama: códigos morales de comportamiento fuera del mat.
  • Niyama: códigos morales de comportamiento con nosostros mismos.
  • Asana: postura.
  • Pranayama: regulación de la respiración.
  • Pratyahara: aislamiento de los estímulos externos con el fin de aquietar la mente.
  • Dharana: concentración.
  • Dhyana: meditación.
  • Samadhi: es el objetivo de todo yoga y el estado supremo de la conciencia.

 

Tipos o estilos de yoga.

Ahora bien, si te llama la atención esta disciplina, de seguro te preguntarás cuál es el estilo que debes practicar y qué beneficios le aportará a tu mente y cuerpo. Aquí te las enseñamos:

 

1. Ashtanga Yoga

Si estás buscando perder peso, relajarte y hacer que el estrés abandone tu cuerpo, el Ashtanga Yoga es para ti.

El Ashtanga se trata de una secuencia de posturas que se dan mediante la respiración. La respiración utilizada en este tipo de yoga, tiene un efecto tranquilizador sobre la mente.

A su vez, trabaja la resistencia y la flexibilidad en tu cuerpo. Es intenso y su ritmo es rápido.

Si ya eres atleta y deseas incorporar una rutina de yoga en tu semana, el Ashtanga es para ti, ya que te ayuda a mantener la fuerza en tu cuerpo.

 

2. Hatha Yoga

A diferencia del Ashtanga Yoga, éste lleva un ritmo mucho más suave y lento. Te permitirá seguirle el ritmo a lo largo de la clase.

Se enfoca más en la meditación e introducción a lo que es propiamente esta disciplina. Te enseñan las posturas básicas que debes adoptar para ir avanzando progresivamente.

Además, aprenderás cómo respirar correctamente y cómo meditar y relajarte al mismo tiempo que te ejercitas.

El Hatha es ideal si eres principiante y nunca antes has practicado yoga.

 

3. Kundalini Yoga

Este tipo de yoga está orientado más hacia tu mente y alma, que al cuerpo en sí. Se relaciona más con el lado espiritual y filosófico del yoga.

Cuando practicas Kundalini despiertas la energía del cuerpo gracias a la espina dorsal, además de centras tu mente gracias a las técnicas de respiración, meditación y cánticos.

Las posturas que aquí se practican son mucho más sencillas que las del Ashtanga Yoga, por lo que no necesitas de mucha preparación física para realizarlas.

Por si fuera poco, te permite establecer una conexión contigo mismo y con tu espíritu, fortalece el sistema nervioso y se encarga de crear un equilibrio entre tu cuerpo, mente y espíritu.

 

4. Iyengar yoga

Este tipo de yoga es similar a una sesión de fisioterapia, en donde se busca la alineación del cuerpo, tratando de que el paciente vuelva a su centro.

Es un alineamiento entre los músculos y el esqueleto. Muchas veces se utilizan soportes como: correas, ligas y sábanas para lograr la posición.

estilos de yoga

 

Es un tipo de yoga lento, pero su diferencia con los anteriores radica en que cada posición y/o postura se debe mantener por varios minutos.

Entre sus principales beneficios tenemos que incrementa la capacidad pulmonar, fortalece tu cuerpo en general y como muchos de sus maestros conocen bien el cuerpo humano, podrían ayudarte a curar lesiones.

 

5. Bikram Yoga

Se realiza en habitaciones con una temperatura de 40.6 grados centígrados. Elimina toxinas del cuerpo (a través del sudor), facilita la flexibilidad y fortalece tus músculos.

 

Antes de iniciarte en algún tipo de esta disciplina, te recomendamos que realices una investigación para definir cuál te conviene más.

 


Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.


 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + seis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.