El Yoga del comer (mindful eating)

Puede que te estés preguntando que es esto del “Yoga del Comer”. Tranquilo, no se trata de comer boca abajo o algo por el estilo. Es algo mucho más sencillo. El Yoga nos enseña a vivir aquí y ahora. A vivir con atención plena (mindfulness) cada instante de nuestras vidas. A lo que me refiero cuando hablo del Yoga del comer es precisamente a eso: a comer poniendo toda nuestra atención y nuestros sentidos en el acto de alimentarnos.

Comer conscientemente es Yoga.

Comer conscientemente es Yoga.

¿Cuántas veces te has encontrado comiendo porque estás aburrido/a, triste o ansioso? A esto se le llama comer emocional o emotional eating y tiene muy poco que ver con una necesidad auténtica de nutrirnos o alimentarnos.

Igualmente, puede que más de una vez hayas comido hasta sentirte demasiado hinchado/a y luego te hayas sentido culpable. O bien te has encontrado a ti mismo engullendo una hamburguesa o una bolsa de patatas fritas frente al ordenador sin dejar de trabajar. Todos estos son ejemplos de un comer inconsciente, que no producen ningún placer y que pueden perjudicar nuestra salud si se convierten en un hábito.

mindful eating?

El problema que subyace a todos estos comportamientos es que hemos perdido la conexión con nuestro cuerpo. Nuestros pensamientos, ocupados en las múltiples distracciones de la vida actual, se ocupan muy poco de las señales que envía el cuerpo. En medio de la ruidosa vorágine de la vida contemporánea, apenas podemos escuchar nuestra voz interior. El yoga del comer consiste en recuperar esta conexión, en estar atentos a interpretar correctamente las necesidades nutricionales de nuestro cuerpo. Si prestamos una atención adecuada, pronto aprenderemos a distinguir el hambre de los impulsos de comer debidos a emociones. Aprenderemos a reconocer los alimentos que realmente necesita nuestro organismo.

¿Cómo se practica el Yoga del comer?

ANTES DE EMPEZAR A COMER:

  1. Pregúntate si realmente tienes hambre o si te dispones a asaltar la nevera llevado por el aburrimiento, una decepción amorosa, la ansiedad, etc.
  2. Si has decidido comer, pregúntate qué te apetece de verdad, qué te pide el cuerpo. Al principio, es posible que requieras un esfuerzo adicional para optar por alimentos de origen vegetal y de temporada. Con la práctica, este esfuerzo se hará innecesario porque será este tipo de comida la que más te apetezca. Observarás como, “mágicamente”, ¡dejan de apetecerte las galletas de chocolate y las patatas fritas! Puede que te suceda como a mí y, un día, al terminar una sesión de yoga, te encuentres deseando vivamente un aguacate o un batido de frutas. conexión cuerpo-mente
  3. Una vez hayas elegido tu comida, tómate un momento para prepararla con cariño y cuidado. Aunque sea una ensalada de bolsa, no olvides aliñarla con delicadeza.
  4. Bebe un vaso de agua para preparar el paladar para saborear los alimentos. Esto además te ayudará a no confundir el hambre con la sed, que son señales que el cerebro con frecuencia no distingue.
  5. Observa el plato: fíjate en los colores, tamaños, etc. de los alimentos.
  6. Olfatea la comida: cierra los ojos y dedica unos segundos a percibir los olores que provienen de tu plato, con todos sus matices.

DURANTE EL ACTO DE COMER:

  1. Haz que todos los sentidos participen en el acto de comer: nota los olores, colores, texturas, etc., no sólo el gusto de los alimentos.
  2. Sírvete porciones pequeñas, comer de un plato más pequeño puede ayudarle a evitar comer en exceso.
  3. Saborea bocados pequeños y mastica, mastica, mastica. Dependiendo de lo que estés comiendo debes masticar alrededor de 20 a 30 veces, lo que  permite reducir la velocidad de la ingesta, y  mejorar la digestión. Además das tiempo al cerebro a percibir la sensación de saciedad.
  4. Puede que quieras incluso practicar una pequeña meditación: pregúntate cuánto sol cabe en cada uno de los bocados que te llevas a la boca. Por ejemplo, yo suelo hacerlo con mis tostadas de cereales con aceite de oliva y semillas de todo tipo que tomo para desayunar. Mientras las mastico pienso en el sol que han tomado los cereales, y las olivas del aceite, y en toda la maravillosa energía que me van a proporcionar.

DESPUÉS DE COMER: 

  1. Permance unos segundos en silencio recapitulando aquello que has comido y disfrutando la agradable sensación de satisfacción.
  2. No olvides practicar la gratitud: agradece a la naturaleza que te ofrezca tantos alimentos llenos de propiedades, y a todos aquellos seres humanos que han participado en la cadena de producción y distribución para traer los alimentos hasta tu mesa.

 

¿Qué beneficios obtendrás de practicar el Yoga del comer o comer consciente?

  1. Alimentación más saludable: sin esfuerzos, te encontrarás optando por la comida saludable.
  2. Lograrás tu peso ideal y lo mantendrás SIN DIETAS. ¿No me crees? Haz la prueba.
  3. Aumentarás tu bienestar y felicidad: cada comida puede convertirse en una celebración.

Espero que esta entrada te ayude a mejorar tu vida.

Namasté,

www.insayoga.com

Créditos:

Savor: Mindful eating, mindful lifeThich Nhat Hanh y Lilian Cheung

Yoga para aliviar el dolor reumático

En INSAYOGA.COM abrimos el año inaugurando un nuevo servicio: UNA SECUENCIA PARA CADA PROBLEMA. Si tienes alguna molestia o problema de salud que te está complicando la vida, puedes consultarnos a través de www.insayoga.com/contacto y te enviaremos una secuencia adecuada para tu dolencia, de forma gratuita. Hemos recibido ya varias consultas y vamos a tratar de responderlas todas. Una de las primeras personas que nos han escrito nos pregunta cómo puede el Yoga ayudar a aliviar su dolor reumático.

Podemos leer en Wikipedia:  “El término reumatismo, aunque todavía se usa de forma coloquial y en contextos históricos, ya no se emplea de manera frecuente en la literatura médica o técnica; es, pues, un término obsoleto. De hecho, sería más apropiado decir que ya no existe ningún trastorno reconocido que se denomine simplemente reumatismo. El término tradicional cubre una gama de problemas diferentes, por lo que atribuir los síntomas a “reumatismo” no quiere decir mucho. Sin embargo, fuentes relacionadas con el reumatismo tienden a centrarse en la artritis, aunque el conocido como “reumatismo de partes blandas” o “síndrome de dolor regional”, pueden causar gran incomodidad y dificultad, clasificándose comoenfermedad reumatológica.3 Por otra parte, la artritis y el reumatismo conjuntamente se asocian por lo menos a 200 trastornos o enfermedades diferentes.” 

Por lo tanto, cuando hablamos de reuma o dolor reumático, podemos estar refiriéndonos a enfermedades de etiología muy diversa. Sin embargo, podemos decir que en la mayoría de los casos de dolor reumático, el Yoga puede ayudar. ¿Por qué?

  1.  El estrés ha sido identificado como factor de aumento de la intensidad del dolor y la ansiedad experimentada por los enfermos. Las asanas o posturas de Yoga, así como la práctica de pranayama o técnicas de control de la respiración pueden ayudarte a hacer frente e incluso superar el problema.
  2. Las prácticas de yoga enseñan a uno a vivir en el momento presente, una habilidad que promueve la curación. La curación requiere energía y gran parte de nuestra energía se desperdicia en problemas por los que podemos hacer muy poco. El yoga nos da un medio de reposición de esta energía.
  3. La práctica regular de asanas o posturas mejora la postura física, flexibilidad, resistencia y fuerza. El Yoga estira las vértebras al máximo, y somete el abdomen y sus órganos y músculos a un poderoso masaje. Mejora la circulación sanguínea en todo el cuerpo y en particular alrededor de la columna vertebral, que se volverá poco a poco elástica.
  4. Practicar Yoga estimula los riñones, y por tanto, es una forma eficaz de eliminación de los residuos tóxicos que son una de las causas de la artritis y dolencias relacionadas. Los residuos tóxicos son la causa de muchas enfermedades.
  5. Mejora la prensión y función de las manos. Algunos estudios han encontrado que la práctica ejercicios yóguicos en las manos en las personas con Artritis Reumatoide consigue mejorar la prensión manual; mientras que en las personas con artrosis de mano, mejora el rango de dolor y sensibilidad.

 

¿Qué asanas pueden aliviar el dolor reumático?

La secuencia gato-vaca.

Da flexibilidad a la columna vertebral.

Viralasana o postura del gato.

Viralasana o postura del gato.

 

Bitilasana o postura de la vaca.

Bitilasana o postura de la vaca.

 

Baddha konasana o postura del zapatero.

Estira ingles y caderas.

Baddha konasana o postura del zapatero.

Baddha konasana o postura del zapatero.

 

Ardha Matsyendrasana o media postura del señor de los peces.

Mejora la postura y la flexibilidad de la columna. Estira las piernas.

 

Ardha Matsyendrasana o media postura del señor de los peces.

Ardha Matsyendrasana o media postura del señor de los peces.

 

Utkatasana o postura de la silla.

Mejora el equilibrio e incrementa la fuerza muscular.

Utkatasana o postura de la silla.

Utkatasana o postura de la silla.

 

Uthitta parsvakonasana o ángulo lateral extendido.

Proporciona un intenso estiramiento de los isquiotibiales, al tiempo que mejora el equilibrio y la fuerza de las piernas.

Uthitta parsvokonasana o ángulo lateral extendido.

Uthitta parsvokonasana o ángulo lateral extendido.

Parsvakonasana o flexión hacia delante lateral.

Mejora la flexibilidad.

Parsvottanasana o postura de la pirámide.

Parsvottanasana o postura de la pirámide.

Aquí tienes un PDF imprimible con la anteriror secuencia.

SECUENCIA PARA ALIVIAR EL DOLOR REUMÁTICO

¿Qué técnicas respiratorias pueden aliviar el dolor reumático?

Cualquier técnica de pranayama te ayudará a controlar el estrés y reducir la ansiedad, y por tanto a mejorar el dolor. Pero te recomiendo una en concreto:

Sama vritti pranayama.

Sentado en postura cómoda, practica esta respiración de efecto relajante, cuya descripción detallada encontrarás en esta otra entrada.

Samavritti pranayama.

Samavritti pranayama.

 

Espero que esta información te sea útil y te ayude a combatir el dolor reumático. No olvides comentar tu experiencia.

Namasté,

www.insayoga.com

 

Créditos:

Yoga Journal  

 

8 posturas de Yoga contra la resaca

Despertar con una resaca puede compararse a una mala gripe. Nos hace sentir realmente en baja forma: doloridos, mareados y confusos. Y precisamente hoy, el día de año nuevo, podría declararse Día Internacional de la resaca 😉

Tenemos que pagar las consecuencias de nuestros excesos, que dependerán en intensidad del veneno que ingerimos y de la cantidad que tomamos . Precipitarse al botiquín a por  paracetamol o ibuprofeno puede aumentar el daño al hígado o los riñones, debido a que analgésicos como estos, en realidad reducen el flujo sanguíneo a estos órganos.

En su lugar, te propongo optar por otro antídoto, una mucho más saludable: YOGA.
Además de la rehidratación con agua, zumos naturales u otras bebidas sin cafeína, la práctica de posturas de yoga acelerará tu recuperación. El yoga es excelente como cura para la resaca, es casi una panacea contra este mal, ya que libera toxinas, mejora la circulación y el proceso de digestión. El yoga ayuda a aliviar la tensión en el cuerpo de la cabeza a los pies, y pone la sangre en movimiento de manera que todas las partes del cuerpo se sienten oxigenadas y rejuvenecidas.
Si eres principiante en el yoga, te sugiero que busques la ayuda y guía de un instructor de yoga bien informado.

Ardha Uttanasana o media flexión hacia delante

Esta postura estira los músculos que pueden sentirse doloridos durante el período de resaca. Además, se calma y tranquiliza la mente, induce el sueño reparador, y regula la presión arterial, que puede estropearse después de una noche de excesos. Ardha Uttanasana puede disminuir el dolor de estómago, la ansiedad, la depresión, el estrés y la fatiga. También tiene el efecto terapéutico de aliviar la congestión de la cabeza que a veces se puede sentir durante una resaca.

Ardha uttanasana o media flexión hacia delante

Ardha uttanasana o media flexión hacia delante

Janu Sirsasana o postura de la cabeza a la rodilla.

Esta postura calma al cerebro al estirar la columna vertebral y los hombros. Alivia los dolores de cabeza de la resaca y la ansiedad y estimula  el hígado y los riñones.

Janu sirsasana o postura de  cabeza a rodilla.

Janu sirsasana o postura de cabeza a rodilla.

Balasana o postura del niño.

La atracción gravitacional de esta postura proporciona una sensación de alivio emocional, mental y físico maravilloso. El estrés y la ansiedad se alivian, y la mente se siente en calma. Balasana promueve la respiración fuerte y constante y mejora la circulación de la sangre a través del cuerpo.

Balasana o postura del niño.

Balasana o postura del niño.

Navasana o postura del barco o bote.

Sabemos que la resaca afecta a los aspectos mentales y físicos del cuerpo. Esta asana – que pone a prueba la fuerza abdominal – mejora el equilibrio y la digestión. Los intestinos, la tiroides, los riñones y la glándula de la próstata están estimulados, por tanto, pone en marcha el metabolismo y acelera el proceso de desintoxicación. Mejora el equilibrio y la coordinación, aspectos ambos que pueden verse comprometidos debido a la embriaguez.

Navasana o postura del bote.

Navasana o postura del bote.

Apanasana o postura de las rodillas al pecho.

¿Sientes náuseas e hinchazón, cuando sufres una resaca? Pues bien, esta postura mejora la función del colon y es un remedio para la distensión abdominal y las náuseas. Apana es la palabra sánscrita para “fuerza vital que fluye hacia abajo”, que es lo contrario de Prana, la fuerza vital. Mientras Prana da vida al cuerpo a través de técnicas de respiración, Apana en contraste representa la eliminación y los procesos hacia fuera del cuerpo. Esta postura, por lo tanto, promueve la eliminación de toxinas e impurezas a través de los pulmones, los riñones y el hígado.

Apanasana o postura de las rodillas al pecho

Apanasana o postura de las rodillas al pecho

Supta Matsyendrasana o giro espinal acostados.

Una postura verdaderamente regenerativa, Supta Matsyendrasana ayuda a hidratar los discos de la columna al tiempo que el estiramiento es relajante y ayuda a realinear los discos de la columna vertebral. Masajea los órganos abdominales promoviendo la eliminación de toxinas. El giro en esta asana estimula el flujo de sangre fresca a los órganos digestivos, mejorando así la salud de todo el sistema digestivo. Es terapéutica para el estrés.

Supta matsyendrasana

Supta matsyendrasana

Urdhva Mukha Svanasana o postura del perro mirando hacia arriba.

El pecho y los pulmones se abren, con lo que se promueve la respiración lo que ayuda a que se produzca, a su vez, la purificación de la sangre y los órganos internos. La fatiga, la depresión y la ciática se alivian. Los dolores de cabeza debido a la tensión de los músculos del cuello y la espalda también mejoran.

Urdhva mukha svanasana o postura del perro mirando hacia arriba.

Urdhva mukha svanasana o postura del perro mirando hacia arriba.

 

Y después de esta postura, seguro que casi ni te acuerdas de que tenías resaca. ¡No olvides comentar los resultados!

Namasté,

www.insayoga.com