Power vinyasa: yoga para perder peso ahora en Valencia

Continuamente me encuentro con gente que me pregunta si con el yoga se puede perder peso. Cualquier tipo de yoga te ayuda a largo plazo a recuperar tu peso ideal y mantenerlo. Pero concretamente el power vinyasa yoga es uno de los métodos más rápidos y eficaces para librarse de los kilos de más.

El vinyasa krama yoga se basa en las posturas del hatha yoga pero en lugar de mantenerlas por varios minutos las integra en una secuencia fluída. De esta forma, además de trabajar todos los músculos del cuerpo y los órganos internos como el yoga clásico, también favorece una intensa actividad cardiovascular, lo que hace quemar calorías y por tanto perder peso.

En una clase de vinyasa es frecuente sudar, lo que ayuda a eliminar toxinas y grasa.

En una clase de vinyasa es frecuente sudar, lo que ayuda a eliminar toxinas y grasa.

Lo más importante de este estilo es la respiración. Durante una práctica de vinyasa, el instructor/a continuamente dan las instrucciones para los movimientos indicando si deben hacerse en inhalación o en exhalación. La palabra sáncrita vinyasa se ha traducido como “conexión” y parece aludir a la conexión cuerpo-mente que se logra a través de la respiración. El ejercicio respiratorio se suma a todo el resto de movimientos corporales y casi duplica el número de calorías consumidas.

El saludo al sol es un ejemplo de vinyasa

El saludo al sol es un ejemplo de vinyasa

Dentro de la etiqueta “vinyasa yoga” se ha incluído un amplio rango de clases de yoga. Se habla también de power vinyasa yoga cuando se mantiene un ritmo más rápido y ejercicios más potentes.

En Valencia, Insayoga ofrece clases tanto de vinyasa como de power vinyasa yoga. Puedes elegir formato particular o de grupo reducido. http://insayoga.com/clases/

YOGA: el “nuevo” remedio de Occidente

Aquel que no encuentre nuevos remedios debe esperar nuevos males; porque el tiempo es el mayor innovador.

Sir Francis Bacon

He pasado tres años viviendo en San Francisco (California) y os puedo decir que una de las cosas que más me ha sorprendido es el fenómeno yoga.

Sí, digo bien, fenómeno: la forma que tiene la gente allí de practicar y vivir el yoga es algo digno de un estudio sociológico. Tiene proporciones de revolución. De hecho el maestro budista Robert Thurman lo describe como una revolución fría (cold revolution). Por las mañanas, las aceras, los autobuses y tranvías, los cafés, están llenos de gente que acarrea su esterilla porque, sin duda, en algún momento de la jornada asistirán a algún estudio para su sesión diaria de yoga.

Quizá en España esto no ha llegado todavía con tanta fuerza, pero os puedo asegurar que en muchos países del hemisferio norte del planeta, liderados por los EEUU, el yoga parece ser el nuevo remedio. Y sí, es un remedio pero no es nuevo: de hecho tiene más de cinco mil años, más que el Islam, incluso más que el Cristianismo. Así que podríamos preguntarnos: ¿por qué yoga y por qué ahora?

Creo que nuestra avidez por abrazar el yoga como práctica espiritual es una prueba de nuestro crecimiento como seres humanos y de nuestro deseo de cambio. El siglo XX fue el más sangriento que ha conocido la humanidad. El siglo XXI empezó con trágicos acontecimientos que sacudieron profundamente los espíritus y las conciencias (la caída de las torres gemelas y otros atentados terroristas masivos). Ante el desconcierto que han provocado estos hechos, el ser humano necesita un nuevo paradigma, uno que nos libere del desequilibrio.

El equilibrio es el objetivo de todo ser vivo, es nuestro hogar. Y el yoga es precisamente el estudio de ese equilibrio.

El yoga no es una religión, ni una ideología política. El yoga es un camino. Un camino consistente en una disciplina física orientada a mantener el cuerpo sano y equilibrado. Y es también una práctica mental y espiritual que pretende despertar al individuo y permitirle alcanzar un nivel más alto de conciencia.

Www.insayoga.com

Una práctica espiritual es aquella que completa un círculo y, en lugar de transformarnos en seres nuevos, nos devuelve a la esencia de nuestro verdadero ser. Yoga es la práctica de celebrar lo que es, lo que existe. Y el final de este viaje, como el de Ulises, es regresar a casa. El objetivo de toda búsqueda espiritual es traernos de nuevo a casa y hacernos comprender que todo lo que necesitamos está ya dentro de nosotros.

Ahora estamos todavía lejos de casa. El sol se está ocultando y no hay destino a la vista. El yoga es una lámpara en la ventana de nuestro hogar que apenas se ve en medio de la espesa niebla espiritual en la que caminamos.

Pero solo necesitamos despertar de nuestro sueño de imperfección y dejar que el yoga nos guíe en el camino de vuelta a casa.

Namasté

Créditos:

5 cosas que deberías saber si has pensado empezar a practicar Yoga

Continuamente encuentro gente que quiere empezar con el yoga pero se sienten intimidados porque no lo han practicado nunca antes. Es habitual escuchar frases como: “El Yoga no es para mí, yo necesito algo más fuerte.” O “¿Cómo voy a hacer Yoga si no llego ni a tocarme los pies?” Existen muchos mitos acerca del Yoga que, por desgracia, alejan a muchas personas de conocer una práctica que podría mejorar sus vidas. En esta entrada trato de desmontar algunos de ellos.

1 . Es probable que sea más duro de lo que pensabas.

Esta es, con mucho, una de las afirmaciones más comunes de los nuevos estudiantes. Recuerdo haber dicho a los amigos cuando empecé yoga que era la cosa más difícil que había hecho, y eso que había probado diversos deportes. El yoga tiende a utilizar todo el cuerpo, incluyendo partes que pueden no haber sido ejercitadas en bastante tiempo.

El yoga es una práctica mente-cuerpo y el objetivo es hacer esa conexión, pero al hacerlo, el cuerpo se fortalece y se abre a través de una serie de posturas llamadas asanas. Aquí lo importante es honrar el cuerpo y empezar desde donde estás. Hay una clase de yoga para todos. Si el estilo o el flujo de la clase a la que has asistido realmente no es para ti, prueba con otra. Seguro que encontrarás la adecuada a tu condición física, estado de salud y edad.

2 . No es necesario ser un contorsionista o un acróbata.

Mucha gente no se atreve a empezar con el yoga porque piensan que no son suficientemente flexibles. Piensan que para practicar yoga es necesario retorcer el cuerpo como un ocho. Esto no es así en absoluto, el yoga no consiste en hacer contorsionismos. Pero lo cierto que una práctica constante lleva a ser más flexible, tanto en la esterilla como fuera,  de una forma que no puedes siquiera imaginar. Debemos recordar que no se trata de ser bueno en yoga. No se trata de lograr alguna postura imposible. Lo importante es el viaje , cada segundo del mismo.

3 . Tu instructor/a  es tu amigo.

En el yoga, como en cualquier otro tipo de clases, el profesor es un componente clave. Puedo decir con seguridad que yo no estaría donde estoy hoy si no hubiera encontrado profesores increíbles con los que he conectado profundamente. Hay muchos estilos diferentes de yoga en Occidente. Se trata de encontrar a alguien de confianza que te guíe. Es tu viaje, pero el profesor puede ayudarte a lo largo del camino.

4 . Lo importante en yoga es la conexión con uno mismo.

Se trata de permanecer abierto y dejar que venga todo lo que tenga que venir. La conexión con uno mismo puede ser incómoda. A medida que empezamos a conectar , podemos sentir una gran cantidad de emociones y sensaciones. Luego vienen los juicios. “No puedo creer que haya intentado est0. ¿Qué estaba pensando? ¿Sería de mala educación marcharme?” En estos momentos, concentrarse en la respiración puede ayudar a dejar de lado las diatribas del ego y permitir que el cuerpo se asiente en el momento presente en lugar de apagar y marcharse.

5 . Si practicas regularmente y sinceramente el yoga va a cambiar tu vida.

Muchos de los nuevos alumnos me preguntan, “¿Con qué frecuencia tengo que hacer esto para obtener los beneficios? ” ¿La respuesta? Practica lo más que puedas, ya sea una vez a la semana o varias.

El yoga empieza a transformar tu vida tan pronto como comienzas a practicar, de manera sutil pero los efectos son acumulativos durante toda la vida . El yoga es curación . El yoga ralentiza el proceso de envejecimiento. El yoga fortalece el cuerpo, la mente y el espíritu , y permite a los que lo practican enfrentar la vida con un sentido de paz y capacidad de recuperación que puede que no hayas conocido previamente.

Estoy llena de gratitud por mis maestros y mi práctica y lo que me ha mostrado de mí misma, y acerca de la vida. También estoy agradecida por la oportunidad que me ha dado el yoga de conocerme mejor a mí misma todos los días y de compartir esta práctica con otros a lo largo del camino.

Namasté

10 posturas de yoga para estimular el metabolismo

Además de ser un método bien documentado de promover la salud y la felicidad, el yoga también tiene la capacidad de ayudar a perder peso, quemar calorías, estimular el metabolismo y reducir el estrés. Aunque el yoga no es una solución rápida, puede ser un excelente enfoque a largo plazo para perder peso y no recuperarlo.

Llamamos metabolismo a los procesos químicos que crean energía en el cuerpo y es regulado por el sistema endocrino, especialmente por la glándula tiroides. El yoga tiene un poderoso efecto estimulante  y de fortalecimiento sobre los órganos endocrinos y por lo tanto puede aumentar el metabolismo para quemar más calorías.

Al torcer y comprimir los órganos abdominales, las posturas de yoga proporcionan un masaje endocrino, mejoran la circulación local y eliminan las toxinas estancadas . Junto con las posturas físicas, las técnicas de respiración, como Kapalabhati Pranayama (respiración de fuego) y Ujjayi Pranayama (respiración del “sonido oceánico”) nos ayudan a calentar y energizar el cuerpo, con lo que se incrementa aún más el metabolismo. Además , la respiración en tres fases ayuda a activar el sistema nervioso parasimpático, lo que ajusta los desequilibrios hormonales.

Practicar saludos al sol será especialmente útil para aumentar el metabolismo del cuerpo,  a través de una práctica de vinyasa . Las torsiones, las flexiones de espalda, las flexiones hacia delante y las inversiones se usan para estimular el sistema endocrino. En general, las posturas de yoga , el pranayama y la meditación hacen al practicante tomar conciencia de que el “comer emocional” (emotional eating) es un hábito poco saludable, y proporcionan los conocimientos necesarios para actuar con eficacia a la hora de resolver problemas emocionales. La combinación de una práctica de yoga con la meditación ayuda a mejorar el conocimiento de uno mismo y la auto-reflexión, a reducir el estrés y promover la ecuanimidad.

Posturas para estimular el metabolismo:

  • Los giros y torsiones ayudan a desplazar la ira y alinean la columna vertebral. Estas posturas , como namaskar parsvakonasa o torsión en oración y parivrtta parsvakonasana o torsión en estocada, también contribuyen a estimular y energizar el cuerpo, masajeando el sistema endocrino y los órganos abdominales y por tanto aumentan el metabolismo.

Postura de estocada con torsión o parivritta parsvakonasana.
Beneficia la columna vertebral, fortalece las piernas. Favorece la digestión, ayuda a evacuar el colon.

Prayer twist

Torsión en oración o namaskar parsvakonasana.
Estimula los órganos abdominales y facilita la digestión. Favorece la circulación sanguínea alrededor de los órganos abdominales y la columna, que de este modo se ven rejuvenecidos. Favorece la evacuación del colon.

  • Las flexiones hacia detrás, como el puente (setu bandhasana) o la rueda (urdvha dhanurasana), abren los pulmones y la columna anterior; el aumento de la respiración y  el consiguiente intercambio de oxígeno favorecen la capacidad de quemar grasa.
setu-bandhasana

Postura del puente o setu-bandhasana
Estimula la glándula tiroides y por tanto el metabolismo

Urdvha dhanurasana

Postura de la rueda o urdvha dhanurasana

  • Las inversiones, como la postura de la vela o la postura sobre la cabeza, llevan la sangre al cerebro y promueven la limpieza de los ganglios linfáticos y el lavado de las toxinas .
Postura de la vela o sarvangasana

Postura de la vela o sarvangasana.
Estimula la tiroides , las glándulas de la próstata y los órganos abdominales . También ayuda a tonificar las piernas y glúteos .

SalambaSirsasana

Postura sobre la cabeza o salamba sirsasana

  • La postura del arado o halasana estimula los órganos abdominales y la glándula tiroides al tiempo que proporciona un gran estiramiento de los hombros y la columna vertebral.
Postura del arado o halasana

Postura del arado o halasana
Otra postura crucial para estimular el metabolismo

  • Otras posturas estimulantes de la tiroides, son el  camello  y el  conejo que ayudan a corregir los desequilibrios hormonales.
Postura del conejo o sasangasana. Rejuvenece el sistema nervioso y las glándulas tiroides y paratiroides. Calma resfriados y sinusitis, mejora el insomnio, la diabetes y la depresión.

Postura del conejo o sasangasana.
Rejuvenece el sistema nervioso y las glándulas tiroides y paratiroides. Calma resfriados y sinusitis, mejora el insomnio, la diabetes y la depresión.

Postura del camello o ustrasana

Postura del camello o ustrasana

  • Savasana y otras posturas de meditación calma la mente , ayudando al practicante a ser constante con su práctica y manternerse consciente.
Gatito practicando savasana

Gatito practicando savasana, aunque no creo que le preocupe seriamente su metabolismo 🙂

Ya sabes, practica y no olvides acudir a clase al menos una vez por semana. Namasté.

Créditos: Gwen Lawrence, Leslie Kaminnoff